Así fue la salida del Sepulcro de la Catedral


La hermandad decidió regresar a su templo, pese a la lluvia que en esos momentos caía y que cesó minutos más tarde

La jornada de este pasado Viernes Santo será recordada por las adversas condiciones meteorológicas en que se desarrolló. Las mismas propiciaron que la hermandad de los Dolores suspendiera su estación de penitencia. Mientras que las de la Soledad, Descendimiento y Santo Sepulcro modificaron sus itinerarios.


La cofradía de la Compañía, cuya cruz de guía llegó con un cuarto de hora de adelanto al palquillo de entrada de la carrera oficial gracias al espacio que había dejado los Dolores con su ausencia, optó por salir del recorrido común por la Puerta del Perdón. Y, una vez llegada al Patio de los Naranjos, la hermandad vivió los momentos más delicados de su estación de penitencia. En ese momento, además de las fuertes rachas de viento apareció la lluvia. Coincidiendo ésta, a su vez, con la salida hacia Santa Catalina del palio del Buen Fin.

Los responsables de la hermandad del Sepulcro tenían, entonces, que tomar una decisión, o permanecían en el templo mayor, o seguían adelante con su estación de penitencia. Se decidieron por esto último y el cortejo salió por el Arco de Bendiciones, aun con la lluvia presente. Si bien, minutos más tarde las precipitaciones dieron una tregua, para que la cofradía llegase sin mayores novedades a la iglesia de la Compañía.
La entrada en su templo

La llegada de los pasos del Señor del Santo Sepulcro y Nuestra Señora del Desconsuelo en su Soledad volvieron a dejar momentos de gran espiritualidad. Así, mientras el paso de la urna se encaminaba hacia el interior de los muros de El Salvador y Santo Domingo de Silos, la marcha Un recuerdo fue interpretada por el trío de capilla. Mientras que la agrupación coral polifónica Cantábile volvió a dejar cuplida cuenta del misticismo que dota a la escena del Duelo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here