Una manta de marchas para despedir al Cristo de las Penas


La hermandad de Santiago sale del templo mayor dejando su personal sello con la cuadrilla que dirige Rafael Cervantes

Penas
Cristo de las Penas./Foto: Jesús Caparrós

La hermandad de las Penas de Santiago ya camina de regreso a su templo. Y lo ha hecho con un paso magistral por la Catedral de Córdoba. De hecho, la corporación que dirige Jesús Casero ha salido del templo mayor encadenando una manta de marchas, un total de cuatro que han situado al crucificado más antiguo de los que procesionan en la Semana Santa de Córdoba más allá del palco de salida.
La agrupación musical Nuestro Padre Jesús de la Fuensanta de Morón de la Frontera ha dejado patente su elevada calidad musical, con la interpretación de marchas como De vuelta a Santiago Padre Nuestro. Las mismas han dejado el poso del sabor añejo del género del que Santa María Magdalena de El Arahal es santo y seña, pero que encuentra el relevo preciso en formaciones como la de Morón. La misma, además, ha llevado a su sección juvenil en cruz de guía, la cual ha transmitido magníficas sensaciones.
Por su parte, la Virgen de la Concepción ha dejado a su paso el estilo impecable con que David Arce dota a los pasos que manda. Ello unido a esa languidez que abruma en una Virgen que no deja indiferente a nadie, gracias a su belleza. Una sobresaliente estación de penitencia que ya camina, de vuelta a Santiago, donde se vivirán los momentos más emotivos, al paso del cortejo por la Corredera, la Almagra y Escultor. Juan de Mesa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here