La lluvia amarga el final del Viernes de Dolores


Las predicciones se han cumplido y las numerosas hermandades que tenían previsto celebrar vía crucis en las calles de sus feligresías, se han visto obligadas a realizarlos en los templos

La lluvia ha marcado la parte final del Viernes de Dolores, tal y como se desprendía de la mayor parte de las predicciones meteorológicas. Las mismas anunciaban precipitaciones, que se extenderán hasta el Sábado de Pasión. Si bien, en esta jornada todo apunta a que el cielo dará una tregua en la parte vespertina del día. Un hecho que, de cumplirse, permitiría que las corporaciones que tienen previsto realizar estación de penitencia por sus barrios (Lágrimas, Conversión, Traslado al Sepulcro, Presentación al Pueblo y La O), puedan salir a sus calles.

Rescatado LAN
Nuestro Padre Jesús Rescatado./Foto: Luis A. Navarro

En el caso del Viernes de Dolores, la hermandad de Jesús Caído ya anunciaba ayer que su vía crucis se realizaría en el interior de la iglesia conventual de San José (San Cayetano), si la lluvia hacía acto de aparición. Mientras que, a esta hora, ya se ha conocido que el del Señor de la Redención no recorrerá las calles de la Huerta de la Reina. Como tampoco lo hará el Rescatado por el entorno de Padres de Gracia. Asimismo, la fraternidad de la Providencia está efectuando el piadoso ejercicio en el interior de la Trinidad. De tal forma que el Cristo de Álvares Duarte no será el primero en transitar por las naves de la Catedral.
Sea como fuere, el Viernes de Dolores ha vuelto a dejar estampas que recuerdan la profunda tradición y devoción católica de la ciudad. Ello a través de besamanos como el de la Paz, o besapiés como el del Cristo de las Angustias o el de la Misericordia, entre otros muchos. Prueba de que las cofradías siguen despertando el interés y la fe de Córdoba. Así se observaba en la iglesia de San Jacinto, donde centenares de personas acudían a su cita anual con Nuestra Señora de los Dolores.