Siguiendo la estela de Trevilla


La hermandad del Santo Sepulcro realiza u peculiar vía crucis, que culmina con el traslado del Yacente a su paso

Santo Sepulcro
Vía crucis del Santo Sepulcro./Foto: Eva M. Pavón

Durante todo el domingo, la imagen de Nuestro Señor Jesucristo del Santo Sepulcro permanecía expuesta -para la veneración de los fieles- en devoto besapiés. El anuncio de la llegada del Domingo de Pasión marcaba, en la iglesia de El Salvador y Santo Domingo de Silos, la antesala de una nueva Semana Santa. Y, justo al apagarse las luces de la Compañía y comenzar el ejercicio del vía crucis, la estela de otro tiempo parecía apoderarse del templo, que fuera, de la Casa Profesa.

El Cristo Yacente aguardaba en la cruz, estación tras estación, ante el discurrir de las hachetas de sus hermanos. La luz distinta del templo transportaba, un año más a otra centuria en la que el decreto de Pedro Antonio de Trevilla marcaba el paso de la procesión oficial de una Semana Santa muy distinta a la actual, pero que también tenía su emblema en el templo mayor de la diócesis. El mismo que, en época contemporánea, los nazarenos del Santo Sepulcro fueron los primeros en alcanzar.
Las estaciones se sucedieron hasta que Cristo es descendido de la cruz. En ese instante, el sonido del tambor redobló en el templo y la imagen de Nuestro Señor Jesucristo del Santo Sepulcro por sus hermanos, como un José de Arimatea contemporáneo. El Yacente aguarda en la urna el momento en que la matraca del muñidor anuncie la procesión, que es Viernes Santo. Entre tanto, el cancel de la Semana Santa ya se ha atravesado y, en su umbral, toda una Semana de Pasión para rememorar la Córdoba que fue, la que resta por llegar.

1 Comentario

  1. No creo que sea necesario recordar al nefasto Obispo Trevilla de terribles consecuencias para la Semana Santa de ésta ciudad , culpable del retraso secular producido durante todo el siglo XX al suprimir todas las estaciones de penitencia de las distintas cofradias existentes en su momento y circunscribirlas a una sola , el Viernes Santo y eliminando las túnicas penitenciales … retraso secular del que intenta en los últimos 30 años salir …. con mucho esfuerzo e intentando conectar con la realidad popular de los barrios ….
    La , repito , nefasta actuación del Obispo Trevilla no fue seguida en muchos de nuestros pueblos , Puente Genil , Baena , Lucena , etc… y ahí está la grandeza , la comunión Iglesia – pueblo de sus Semanas Santas para demostrarlo …
    Y no digo nada el desarrollo de las de otras ciudades hermanas ; Sevilla , Málaga , etc…que no tuvieron que sufrir la amputación durante cerca de 80 años de sus Semanas Mayores
    Mucho menos el recordatorio para marcarse un prurito histórico-intelectualoide como parece desprender el citado artículo …el Santo Entierro o Sepulcro no necesita de éstas alegorías ….

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here