José María Albalá: "Un profesor Marista no puede vivir de las rentas"


El director de Primaria del colegio Cervantes detalla la rica e integral oferta educativa que ofrece esta institución tan arraigada en la sociedad cordobesa

Marista
José María Albala Peña./Foto: LVC

“Un alumno Marista tiene que trabajar, tiene que procurar ser cada día mejor también, y luego la experiencia nos dice que cuando vemos que la mayoría de alumnos que han pasado por las etapas del colegio, vuelven. Porque quieren a su colegio, quieren ver a su profesor, las instalaciones nuevas y bueno, entendemos que seguimos ilusionando y creemos que es un trabajo bien hecho, con buena línea, pero también de responsabilidad”. Con estas palabras explica el director de Primaria del colegio Cervantes, José María Albalá Peña, qué significa ser Marista. En la siguiente entrevista Albalá detalla la rica e integral oferta educativa que ofrece esta institución tan arraigada en la sociedad cordobesa.
-La primera pregunta es para los padres que piensen o estén pensando en que sus hijos estudien en Maristas, ¿qué ofrece Maristas?
-Ahora mismo tenemos muchas cosas que ofrecemos, muchas cosas que me gustaría ahora detallar. Si es verdad que me gustaría destacar tres ideas principales, que ahora mismo es nuestra prioridad. La primera que tenemos es la innovación educativa, que ofrece nuevas técnicas en la educación,  y nosotros por supuesto estamos en ellas, pero el porqué radica en que queremos conseguir que nuestros alumnos el día de mañana sean unos alumnos capaces y útiles para la sociedad, que cuando se enfrenten al mundo sean capaces de construirlo y entonces para eso el sistema antiguo de educación pues no sirve, por eso potenciamos las inteligencias múltiples, el trabajo cooperativo, trabajar por proyectos… que es lo que nosotros ofrecemos. Se trata de dar experiencia a nuestros alumnos y que el método de la educación les hagan ser capaces de enfrentarse al mundo. Desde chiquito lo bueno que tenemos es que nuestros alumnos entran de tres años y salen con 18 en segundo de bachillerato, y todo el proceso educativo va en esta línea. Esa sería la primera idea principal, el cómo educamos, aprender para ser capaces y útiles.
Luego otra segunda idea principal que destacamos es la labor tutorial. Nosotros tenemos el Plan de Acción Tutorial (PAT), al que le damos muchísima importancia. El acompañamiento personalizado que hace el tutor con nuestros niños, no solamente somos profesores de lengua, de matemáticas, de lectura  sino que somos educadores conscientes que los niños pasan muchísimas horas aquí y necesitan a una persona que los acompañe. Entonces cuando un niño tiene tres añitos creemos, en primer lugar, que el tutor debe estar el mayor número de horas posible en su clase y así lo hacemos, todo esto conforme van creciendo se va reduciendo lógicamente porque los profesores se especializan, por eso tenemos un Plan  de Acción Tutorial que revisamos cada semana y evaluamos cada final de trimestre y que permite que, cuando los alumnos van creciendo tengan ese sentimiento de pertenencia al colegio Además el de pertenencia a sus profesores es muy grande y nuestros alumnos se sienten en un entorno seguro. Conseguimos que este colegio sea un entorno seguro, como  una burbuja donde el alumno y la familia se sienten a gusto, por eso formamos a la persona completa y, en esta línea, el Plan de Acción Tutorial es muy importante.
La tercera idea consiste en que tenemos a los padres muy implicados, muy muy implicados.  Realizamos muchas tareas desde que los padres entran en el colegio y trabajan con nuestros alumnos. También tenemos una serie de talleres divididos en los tres años que tiene la educación infantil en el que por grupos de padres, una tarde a la semana, entran a la clase a dar talleres con niños. En el de 3 años  tenemos ahora el taller que está de moda “peque chef”, con el tema de la cocina. En 4 años se hacen talleres didácticos, en los que son los padres los que elaboran materiales, los que imparten con  los niños y luego el material se queda en el aula para los profesores también. Y en 5 años aprovechamos las fiestas populares, y por grupo de padres trabaja con grupo de niños pues la Semana Santa, otro trabaja la Feria, otro  la Navidad. Es decir, distintos talleres según las fiestas populares, pues se trabajan con los niños,  y para cualquier actividad se pide la implicación de los padres. Los niños son muy pequeños y a los padres les encanta ver como trabajamos. Nosotros les abrimos las puertas a la familia y esa unión hace que los padres se sientan más seguros todavía.
-Ese sentimiento de pertenencia se proyecta a la familia.
Foto: LVC

-Sí, y gracias a Dios pues cuando nuestros alumnos hacen encuestas de satisfacción a final de curso y la familia, es uno de los valores que más destacan, que quieren a su  colegio, se sienten Maristas, y eso para nosotros es muy importante. Son muchas las horas las que un niño pasa aquí ya sea de infantil, ya sé de secundaria, ya sea de bachillerato, y tenemos que conseguir que el niño sienta a gusto y que quiera  a su colegio. Y para eso es muy importante la labor tutorial,  y en ello estamos y creemos que en ese sentido somos diferentes y es un valor añadido que tenemos.
-Entra un niño con 3 años, ¿cómo son esos primeros pasos?
Foto: LVC



-¡Difíciles! Pues porque primero, a los papás, las mamás y los abuelos, les cuesta porque no conocen realmente, por mucho que hemos tenido contacto …, conocen algo pero siempre es difícil dejar a un niño en un entorno que no dominas. Y el niño se enfrenta a una vida totalmente nueva,  profesores nuevos, compañeros nuevos sitio nuevo… Por eso es difícil, pero la realidad es que a las dos semanas aquí hay una normalidad total. Creemos que es muy importante darle a cada niño lo que necesita porque a lo mejor hay chicos que a los 3 días están está totalmente adaptados, pero hay niños a los que les cuesta más y a las 2 semanas echan todavía sus lagrimillas. Pero si procuramos darles esa normalidad para que se sientan a gusto. Tenemos un periodo de adaptación que cada año valoramos, evaluamos y cambiamos porque creemos que se puede ir mejorando siempre. La verdad es que a día de hoy estamos contentos con esa adaptación que están teniendo. Es difícil,  pero hoy día en estas fechas que estamos todos nuestros alumnos están adaptados perfectamente y por supuesto en el  primer trimestre también.
-Para quien no lo conozca ¿Cómo es el carisma de los Maristas?
Foto: LVC

-Cualquier educador Marista -yo soy antiguo alumno, y conozco bastante bien  lo que la institución- puede hablar de muchos valores, pero cualquier persona que conoce Maristas, te habla siempre de la presencia, la presencia de un educador con los niños. No se concibe un colegio Marista sin que los profesores estén jugando en el patio con los niños, hablando, charlando con ellos, preocupándose de su vida, de sus inquietudes, de sus alegrías. Es decir, ésa es la presencia Marista y en eso es lo que más trabajamos. Luego es cierto que tenemos la suerte de que al entrar un niño de 3 años y salir en segundo bachillerato. Por ello ofrecemos un abanico tan amplio de actividades que permite que el alumno pueda desarrollar toda su vida aquí, a nivel deportivo, a nivel musical  a nivel de idiomas, a nivel académico y, por supuesto, a nivel de Fe.
-¿Cómo es la presencia de la Fe católica en el colegio en su actividad  diaria?
Foto: LVC

-Nosotros, por supuesto, tenemos clase de religión como una asignatura más, desde los tres años hasta bachillerato, pasando por las etapas que establecidas, pues tiene los contenidos que marca la normativa en la ley y aparte de lo que es la signatura propiamente dicha de religión, entendemos como colegio religioso que somos ofrecemos un plus. Tenemos un Equipo de Pastoral y la Pastoral en sí, es la raíz de nuestro colegio. Todo lo que mueve esta labor del colegio, desde las oraciones por la mañana procuramos que los alumnos tengan una dimensión espiritual que se encuentren consigo mismos para afrontar el mundo, que se encuentren con Dios también, ofrecemos también alumnos que pueden hacer la Primera Comunión en nuestro colegio y luego, a partir de sexto de primaria, tenemos un proceso de Grupo de Vida Cristiana, y en ese proceso de fe desde niños que están en sexto que aprenden a relacionarse con los demás, jugando a conocerse a sí mismo, a mejorar cada día un poquito más, pues en el fondo lo que buscamos es educarlos desde la fe significa, conocer a Jesús para hacernos a él, para mejorar nuestra vida y mejorar la vida de los demás, al fin al cabo.
-Hablaba también de la música y del deporte.  Maristas se asocia mucho también el deporte.
Foto: LVC

-Efectivamente, pero este año tenemos la grandísima novedad de instalaciones nuevas, por fin tenemos un complejo deportivo dónde tenemos escuela de fútbol, fútbol 7, y luego también tenemos escuela de pádel. Esto ha sido un plus y además tenemos el club deportivo de baloncesto de toda la vida. 75 años que llevamos de vida en Córdoba, trabajando el deporte y sus valores. La oferta deportiva es inmensa, y entendemos también que hay ir mejorando. Por ello, este año también hemos ofrecido a la familia una escuela de música. Ahora es todo novedoso y ha tenido muy buena acogida porque el abanico de actividades es muy amplia, música flamenca, música clásica, instrumentos, percusión, guitarra, canto, de todo. Ello con la idea de que el año que viene también anclarla dentro de toda las ofertas deportivas, oferta  de música, tenemos robótica, idiomas, etcétera. En ese sentido, es una educación integral. Además de los grupos de Vida Cristiana como hemos hablado. Lo que es esa famosa frase de “formamos a la persona completa”,  la educación integral de la persona va reflejada en esto.
-Hace poco se celebraba el Bicentenario de los Maristas ¿Cómo vivió ese acontecimiento?
Foto: LVC

-Pues uno de los lemas del Bicentenario no lo resumía todo, porque era cómo volver a empezar. Son 200 años y los que actualmente estamos en la institución, ya sean los Hermanos propiamente dichos, ya sean los laicos como nosotros, tenemos la misión de volver a empezar y no vivir de las rentas, sino  que tenemos la ilusión de que está en nuestras manos continuar lo que San Marcelino, en su momento, comenzó y es una gran responsabilidad porque entendemos que somos un servicio para sociedad. En este caso, para la sociedad de Córdoba y del mundo, porque Maristas está en todo el mundo.
-Ser profesor en un colegio como Cervantes tiene más carga, más responsabilidad que en otro de otro tipo de institución.
Foto: LVC

-No he sido profesor de otro colegio, pero sí sé que cada año cuando llega  la escolarización, ahora gracias a Dios estamos llenos, somos el centro más demandado de la zona y entendemos que si somos un centro demandado es porque se están haciendo las cosas bien. Con lo cual nos llena de satisfacción y entendemos que vamos por el buen camino, pero a la vez nos lleva de responsabilidad, porque no se puede vivir de rentas y cada año tenemos que renovar, un profesor Marista no puede vivir de las rentas.
-Y un alumno.
Foto: LVC

-Tampoco. Un alumno Marista tiene que trabajar, tiene que procurar ser cada día mejor también, y luego la experiencia nos dice que cuando vemos que la mayoría de alumnos que han pasado por las etapas del colegio, vuelven. Porque quieren a su colegio, quieren ver a su profesor, las instalaciones nuevas y bueno, entendemos que seguimos ilusionando y creemos que es un trabajo bien hecho, con buena línea, pero también de responsabilidad.
-En los actos del Bicentenario, uno de los antiguos alumnos, Juan José Primo Jurado, que dio una de las conferencias, es en la actualidad es el subdelegado del Gobierno, y también el portavoz del PP en el Ayuntamiento, José María Bellido, también estudió aquí ¿Se están abriendo los Maristas más, en estos últimos años , a la sociedad cordobesa?
-Entendemos que hace falta, porque es cierto que hoy día la escolarización va por zonas y entonces en teoría nuestros alumnos, son alumnos de la Fuensanta. Pero también es cierto que tenemos un bachillerato, en el que ya comenzamos el tercer año de bachillerato internacional, que está teniendo muy buena aceptación y están viniendo alumnos no solo de Córdoba, sino también, de toda la provincia de, de ámbito nacional e incluso tenemos una alumna internacional. Debemos abrirnos, porque nuestro servicio entendemos que no es solamente para una zona de Córdoba, sino que es para toda una sociedad. Lo que ofrecemos nosotros es para todo el mundo.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here