El poder de un gesto y de una imagen


Gracia
Las monjas de la Encarnación junto al Cristo de Gracia./Foto: MCS

La celebración del cuarto centenario de la llegada del Cristo de Gracia pasará a los anales de la historia de las hermandades cordobesas. Y es que al nutrido y estudiado programa de actos que la cofradía del Jueves Santo está desarrollando por la efeméride, hay que sumar tanto la gran respuesta obtenida como los detalles que la corporación está regalando. Algunos de los cuales quedaban de manifiesto el pasado sábado, cuando el crucificado presidía el Vía Crucis de la Agrupación.
Entre ellos, la hermandad del Vía Crucis, hermanada con la del Cristo de Gracia desde hace 10 años, portó al Santísimo Cristo de Gracia en las decimocuarta y decimoquinta estación. Mientras que los del Rescatado hicieron lo propio en la cuarta y la quinta. Previamente, los hermanos mayores del Jueves Santo, también ostentaron tal privilegio al comienzo del piadoso acto.
Los hermanos del Vía Crucis portando al Cristo de Gracia en la Catedral./Foto: LVC

Por su parte, las religiosas del convento de la Encarnación también han mostrado su agradecimiento a la hermandad. Y es que las religiosas cistercienses de San Bernardo del convento de la Encarnación de Córdoba recibieron la visita de la imagen del Cristo de Gracia. La Hermandad llevó la imagen del Cristo hasta el monasterio el pasado sábado, 17 de febrero, tras la celebración del Vía Crucis organizado por la Agrupación de Hermandades y Cofradías, en la Catedral. El Cristo de Gracia permaneció esa noche en el convento y ya el domingo, las religiosas y los miembros de la Hermandad celebraron juntos la eucaristía, presidida por el sacerdote Alfredo Montes.
Finalmente, en el traslado a su templo del domingo, el crucificado paró frente a la casa-museo de Miguel Arjona. Un gesto más de la cofradía que preside Ricardo Rojas que, durante los últimos meses ha dado muestra de la importancia que tiene el cuidado de los detalles, a través del inmenso poder devocional de una imagen, en este caso, la del Cristo de Gracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here