Las dos puertas santas de Córdoba


Los templos jubilares de San Pablo en la capital y el de San Francisco en Priego conmemoran el Año Jubilar de la Expiración y el del Nazareno

MG 3144
El obispo abre la puerta de San Pablo e inaugura el Año Jubiar de la hermandad de la Expiración./Foto: LVC

Las hermandades de la Expiración de Córdoba y la del Nazareno de Priego se hallan inmersas en dos efemérides muy especiales. Así mientras la primera conmemora el centenario de su reorganización, la segunda hace lo propio con su 425 aniversario fundacional. Por tales motivos, tanto a la cofradía cordobesa como la localidad prieguense les ha concedido el Papa el Año Jubilar. Un hecho que ha permitido que Córdoba tenga dos puertas santas en 2018: la de San Pablo y la de San Francisco.
San Pablo
El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, abría el pasado 3 de febrero las puertas de la iglesia de San Pablo. De esa manera inauguraba el Año Jubilar de la hermandad de la Expiración, concedido por el Papa Francisco con motivo de la celebración del centenario de la reorganización de la misma y del 25 Aniversario de la Coronación Canónica de Nuestra Señora del Rosario en sus Misterios Dolorosos.
Tras la lectura del decreto de concesión por parte de la Penitenciaría Apostólica, el Obispo entraba en procesión al templo jubilar de San Pablo para la celebración de la Eucaristía. A la misma asistían numerosos fieles y miembros de la hermandad penitencial del Santísimo Cristo de la Expiración, María Santísima del Silencio y Nuestra Señora del Rosario.
San Francisco
santa
El obispo abre la puerta santa de San Francisco en Priego de Córdoba./Foto: MCS

Como se indicaba desde la diócesis, este sábado el prelado inauguraba el Año Jubilar del Nazareno en Priego de Córdoba con motivo de la conmemoración del 425 aniversario de la Hermandad. El acto se iniciaba con la apertura de la puerta santa del templo jubilar de San Francisco, sede canónica de la Hermandad, ante una multitud de fieles y devotos. Previamente, el obispo fue recibido en la iglesia de la Aurora, por el párroco y consiliario de la hermandad, Ángel Cristo Arroyo, la junta de gobierno de la cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, los miembros del consejo parroquial de la Asunción, las hermandades que tienen su sede en San Francisco y el orden tercero seglar. A dicha representación se unían las distintas congregaciones religiosas presentes en Priego de Córdoba y un buen número de sacerdotes, que ejercen su ministerio en Priego y su comarca, como otros sacerdotes hijos del pueblo y párrocos eméritos.
Después de saludar a todos, el prelado motivó a los presentes a peregrinar hacía el templo jubilar de San Francisco. Así daba comienzo la procesión, encabezada por el Santísimo Cristo de Ánimas, conocido en Priego de Córdoba porque era ante quien rezaba San Juan de Ávila. Le seguía la representación del pueblo, los religiosos, los sacerdotes y concluía la procesión el Obispo de la Diócesis. Participó también la Schola Cantorum Egabrense. En el tempo presidían las imágenes de Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima de los Dolores Nazarena y San Juan Evangelista. Asistieron a la ceremonia, numerosas autoridades civiles, judiciales y militares, encabezadas por el alcalde y la mayoría de los miembros de la corporación municipal, que esperaban el comienzo de la Eucaristía.
A continuación, se leyó el decreto por el que el Papa Francisco concedía el Año Jubilar Nazareno, así como las condiciones para lucrar la indulgencia plenaria. En la homilía, Demetrio Fernández recordó cómo se fueron dando los pasos para la concepción de este Año de Gracia, y como apoyó dicha petición, ya que desde sus primeras visitas a Priego, descubrió que “mover al nazareno, es mover a todo el pueblo. Y así, esta tarde, lo estáis demostrando”. Finalmente, animó a la Hermandad y a todos los fieles a lucrarse de las gracias del Año Jubilar y a recibir a todos los peregrinos.