Quieren reabrir el debate de la carrera oficial


La Federación de Asociaciones Vecinales de Córdoba Al-Zahara recuerda el compromiso del Ayuntamiento, para crear una comisión

acuerdo carrera oficial
Nazarenos de la Cena./Foto: LVC

La Federación de Asociaciones Vecinales de Córdoba Al-Zahara ha vuelto a poner sobre la mesa una aspiración de este colectivo: tener voz y voto sobre la carrera oficial. La asociación ha señalado que, tanto su junta directiva, como las asociaciones vecinales de la zona, han intentado, “sin éxito, mantener reuniones con el Ayuntamiento para conocer las directrices que éste va a tomar”, en cuanto al recorrido de la Semana Santa de 2018 se refiere.
Desde Al-Zahara, se ha recordado que “existía un compromiso por parte del gobierno municipal para la creación de una comisión participada por todos los afectados para evaluar la nueva carrera oficial y consensuar propuestas”. En este sentido, la asociación ha destacado que “éste es un tema de ciudad, y como tal debe tratarse, propiciando todos los mecanismos de participación, que hasta la fecha no han tenido cabida en la decisión del Ayuntamiento”.
Una antigua aspiración
Cabe recordar que Al-Zahara, en la figura de su presidente Antonio Toledano remitía una carta, a principios del pasado verano, ofreciéndose a ser parte integrante de una comisión sobre la carrera oficial que, en aquel momento, ocupaba buena parte del debate político. Si bien, la misma, no fructificó.
Entonces, el presidente de Al-Zahara dictaminaba que la comisión debía tener como meta, valorar objetivamente, sin prejuicios iniciales” los pros y los contras de un traslado que, en opinión del colectivo que representa Toledano “afecta a toda la ciudadanía de Córdoba”. Es más, en el ideario de la propuesta se exponía como pretensión “llegar a acuerdos y consensos que beneficien a todas las partes implicadas”. De tal manera que se colocaba al mismo nivel al colectivo más numeroso de la ciudad (las hermandades, representadas a través de la Agrupación), con otros inferiores en número y que no llevan la carga organizativa que realizan las cofradías.
Curiosamente, la solicitud de Toledano se quejaba de la falta de diálogo que se ha producido hasta la fecha. Y catalogaba el debate sobre el itinerario común de las hermandades como un “tema de ciudad”, en el que “deben estar representados todos los actores intervinientes y por supuesto uno de esos actores son los vecinos”.