Cursillos de Cristiandad celebra una Hora Apostólica muy especial


Desde MCC Córdoba se ha agradecido al párroco de Santa Teresa, Antonio Reyes, su generosidad en el servicio

Cursillos
Hora Apostólica en la iglesia de Santa Teresa./Foto: LVC

El Movimiento de Cursillos en Córdoba se reunía, coincidiendo con la fiesta de la Conversión de San Pablo, en la parroquia de Santa Teresa para celebrar la Hora Apostólica mensual. Como va siendo habitual este Curso, la oración se centró en el Padre Nuestro  y, concretamente, sobre las dos primeras peticiones de la segunda parte: “Danos hoy nuestro pan de cada día” y “Perdona nuestra ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden”.
Comenzó con una monición ambiental, seguida de una oración inicial que dispuso y abrió el corazón de los presentes a la escucha del Señor.   Se expuso, a continuación, el Santísimo y en el clima de oración y adoración que la presencia de Jesús Sacramentado propicia, y así continuar la oración. De tal forma que se recitó el salmo y se respondió a la Palabra de Dios, con la plegaria en forma de “Resonancias”.

En la segunda parte, para la oración personal, se proclamó el texto de San Mateo 6, 25-34: “Abandono en la Providencia”. El sacerdote Antonio Reyes ofreció, en clima de oración, unas pistas para la oración personal: “Danos hoy nuestro pan de cada día: Todo nos ha sido dado… Todo es don… Hasta el mismo don de la vida… Todo es gracia… Vivamos el hoy, el presente… El pasado ya se fue… El futuro no ha llegado… Pidamos no sólo el alimento material… Sino, sobre todo, el alimento espiritual… que está en su presencia velada, pero real de la Eucaristía.  Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden: No se trata que de si yo perdono, Dios me perdona… es mucho más: Es dejarme tratar, dejarme amar, dejarme perdonar para aprender desde Él a tratar, amar y perdonar… Perdonar es amar a los demás, por encima de como los demás nos aman. Pedir al Señor: Señor, cambia mi vida con tu perdón… Señor, hazme de nuevo… Señor, el pecado me rompe, restáurame con tu gracia…”
Después de un tiempo de oración personal, en la tercera parte, con las Preces pidieron al Señor por la Iglesia, por los sacerdotes, por el Movimiento de Cursillos, por los Cursillos que se van a celebrar en todo el mundo y, concretamente, por los Cursillos 1083, 1084, Cursillos de Matrimonios y Cursillo de Renovación a celebrar en Córdoba, próximamente. La Reserva del Santísimo y con la oración de la Comunidad finalizaron el piadoso acto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here