La chicotá más especial de las cuadrillas de Curro


La iglesia de la Compañía acogerá, justo antes de la llegada de la Cuaresma, la segunda edición de este encuentro

retiro 5
Rafael de Vera./Foto: Jesús Caparrós

Espiritualidad, oración y reflexión ante el Santísimo, testimonios personales y profundizar en el sentido de la figura del costalero como hombre de fe, serán algunas de las claves de la segunda edición del retiro que el capataz cordobés Luis Miguel Carrión Huertas, Curro, organiza para sus cuadrillas. Y que ya, en 2017, contó con el respaldo de más de un centenar de costaleros, que se dieron cita en la iglesia de San Roque, ante los titulares de la hermandad del Perdón.
Para el presente año, la iglesia escogida por el capataz y su equipo ha sido la de El Salvador y Santo Domingo de Silos (Compañía). Ésta es la sede canónica de una de las hermandades en la que Curro lleva más tiempo como responsable de los titulares, la del Santo Sepulcro. Mientras que el retiro será guiado por el párroco y canónigo de la Catedral de Córdoba, Fernando Cruz Conde y Suárez de Tangil. El mismo tendrá lugar el sábado 10 de febrero a partir de las 17:00 horas.
Costaleros del Señor Amarrado a la Columna, la Virgen de la Candelaria, Gracia y Amparo, Trinidad, Señor del Perdón, Virgen del Rocío y Lágrimas, del Amor, Cristo de Gracia, Santo Sepulcro y Desconsuelo se darán cita en un encuentro que, como ha indicado Curro, persigue “la experiencia fue muy gratificante del año pasado”. Ello, además de pasar “un día de convivencia entre amigos y costaleros, que nos servirá para prepararnos y vivir una cuaresma plena”.
Una chicotá, en definitiva, diferente y necesaria, para dotar de sentido la labor de los costaleros, antes del comienzo de los ensayos.