Buenos cristianos y honrados ciudadanos: El corazón de Don Bosco late en Córdoba


Los colegios de Córdoba, Montilla, Palma del Río y Pozoblanco han celebrado la festividad del fundador de los Salesianos

Don Bosco
Ofrenda a Don Bosco y Santo Domingo Savio en Pozoblanco./Foto: LVC

“Don Bosco es un hombre poliédrico: sacerdote, santo, fundador, místico, profeta, servidor de los jóvenes y los pobres, educador, pastor, activista social, evangelista, escritor, eclesiástico. Él es verdaderamente un hombre de Dios envuelto en un éxtasis de acción llena de amor”. Estas afirmaciones del que fuera Rector Mayor de la Congregación Salesiana, Pascual Chávez, explican a la perfección lo que ha sentido en el día de hoy la familia salesiana de Córdoba.

Y es que la misma cuenta con una importante e histórica presencia, tanto en la capital como en Pozoblanco, Montilla y Palma del Río. Y en la jornada de este miércoles 31 de enero ha quedado de manifiesto, a través de una jornada donde el carácter festivo ha predominado. Con la torta y la onza de chocolate -tradición inexcusable para celebrar a Don Bosco-, ofrendas florales a sus monumentos, multitudinarias eucaristías con los alumnos de los colegios, gymkanas, actividades deportivas, formativas,  talleres (de manualidades, canciones y murales), y gestos por la paz han marcado el día en que numerosos niños conforman el corazón inagotable de la familia salesiana.
https://www.facebook.com/salesianosPAL/videos/2065558890345999/
Hasta el propio Papa Francisco, durante  la Audiencia General de este miércoles, ha recordado “a San Juan Bosco, padre y maestro de la juventud. Queridos jóvenes, mírenle a él como al educador ejemplar. Vosotros, queridos enfermos, sobre su ejemplo confiad siempre en Cristo crucificado. Y vosotros, queridos recién casados, acudid a su intercesión para asumir con generoso compromiso vuestra misión conyugal”.

En Córdoba, Montilla, Pozoblanco y Palma del Río los miembros de la casa salesiana, los alumnos y los que lo fueron han recordado que el 31 de enero de 1888 Don Bosco no murió, sino que su corazón late más fuerte cada vez, incluso 120 años después de aquel día.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here