La quinta generación de los Sáez perpetúa la familia de capataces


Ángel García Sáez forma parte del equipo de auxiliares de la cuadrilla de Afligidos de Puente Genil

Sáez
Cuadrilla de Nuestro Padre Jesús de los Afligidos de Puente Genil./Foto: LVC

Nombrar el apellido Sáez en las cofradías cordobesas es hablar de una parte importante etapa de la historia de la Semana Santa, en cuanto al ámbito de los costaleros -y faeneros- se refiere. Y es que desde Rafael Sáez, Manuel Gallegos y Antonio Sáez Pozuelo, el Tarta, hasta su bisnieto Ángel García Sáez, numerosos han sido los nombres que han forjado su amor a las hermandades, a través de la molía y el costal. Ahora, García Sáez ha seguido con esa tradición y saldrá como auxiliar de su primo David S. Pinto Sáez en el equipo de Nuestro Padre Jesús de los Afligidos de Puente Genil.
Se trata de una de las cuadrillas más interesantes de la provincia, tanto en cantidad como en la calidad de los costaleros y quienes están al frente. Y es que además de los dos Sáez, en el equipo de auxiliares se hallan dos personalidades como las de Salvador Giménez y David Pulido.
Tradición familiar
Manuel Sáez./Foto: Archivo de David S. Pinto Sáez

García Sáez comenzó con 10 años en el pasito de la Santa Cruz de la hermandad del Huerto. Al cabo de los años pasó a otros como el de Cristo de Gracia, Dulce Nombre de Jesús de la Estrella, Corpus de Ánimas, Don Bosco, Corpus de la Trinidad, San Lorenzo y el de San Rafael de la cofradía del Socorro. En Semana Santa es costalero del Señor Amarrado a la Columna, la Virgen de la Alegría, la de las Angustias de Rota (Cádiz) y, en 2018, ha entrado en la cuadrilla de Nuestra Señora de las Lágrimas en su Desamparo, que dirige Enrique Garrido.
En su faceta como auxiliar, en 2016, entró a formar parte del equipo de la Virgen de la Asunción del Parque Figueroa. Y, un año más tarde, en el antedicho de San Rafael de la hermandad del Socorro. Es nieto de Manuel Sáez Gallegos y bisnieto de Antonio Sáez Pozuelo, el Tarta. Su abuelo mandó pasos como Calvario o Amor, entre otros.
Cabe recordar que de la cuarta generación tan sólo alguno continúa en activo, como Rafael Sáez Silva en el paso del Corpus, y algún otro de nazareno en Buena Muerte, como Antonio Luis Sáez. Mientras que de la quinta se hallan en activo García y Pinto Sáez. La tercera la conformaron Antonio, Manuel y el inolvidable capataz, Rafael Sáez Gallegos. En la segunda estaban el Tarta y sus hermanos Miguel y Juan, que siempre fueron faeneros. Mientras que la primigenia fue la de Rafael Sáez Sánchez y Manuel Gallegos Pérez. Ambos fueron costaleros de diferentes pasos como Esparraguero, Dolores, Angustias o Caído.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here