"La llegada del Cristo fue un resurgir para la reorganización"


Un documento del año 1906 demuestra el fervor que existía hacia la Expiración, más de una década antes de la reorganización de la hermandad en San Pablo

Obispo expiracion
El obispo, junto a los representantes de la hermandad de la Expiración./Foto: LVC

A poco más de do semanas para que el Cristo de la Expiración presida su función principal en la Catedral con motivo del centenario de la reorganización de la hermandad, numerosas son las curiosidades históricas que están viendo la luz durante estos días. Algunas de ellas las explicaba el hermano mayor, José Luis Cerezo , a La Voz de Córdoba. Y muestran la importancia de este acervo devocional para la ciudad.
Y es que para Cerezo, la concesión del Año Jubilar “es un reconocimiento de la devoción centenaria que ha tenido el Cristo de la Expiración, desde que llegó a la iglesia de San Pablo”. En este sentido, el hermano mayor desvelaba que “hace poco pudimos obtener un documento de 1906, de un vía crucis que está dedicado a la imagen. Lo que demuestra que la llegada del Cristo fue un resurgir para la reorganización”. Asimismo, el máximo responsable de la cofradía del Viernes Santo explicaba que, “también hemos conseguido recuperar una ficha de hermano de 1926”.
Expiración
Foto: José I. Aguilera.

Estos documentos recuperados por la hermandad son de un importante valor. Al igual que, pasados los años, lo tendrá la papeleta de sitio del traslado extraordinario del 4 de febrero. Diseñada por Jesús Zurita -autor también del cartel del centenario-, se trata de una interesante pieza, que los hermanos podrán retirar en la casa de hermandad el jueves 18 y viernes 19, de 20:15 a 22:00 horas; mientras que el sábado 20, el horario será de 11:30 a 13:30 horas.
papeleta
Papeleta de sitio, realizada por Jesús Zurita.

Todo un cartel para un centenario
Cabe recordar que la obra realizada por Zurita plasma con un protagonismo absoluto al Cristo de la Expiración en una composición “melancólica, que no triste” que ha resaltado como una de las características principales de la ciudad de Córdoba. La imagen está enmarcada en su capilla sobre una cruz verdaderamente arbórea. A la parte inferior del tronco, las gotas de sangre se convierten en gemas. En el arco superior ha realizado Zurita una composición con figuras y elementos relacionados con la ciudad y la hermandad, de Osio al padre Claret, de San Acisclo a San Rafael y de San Pablo al Gran Capitán, entre otros. Además, se ha presentado un grabado, también de Zurita, del que se ha hecho una tirada de 100 ejemplares, en el que se presenta al titular con la Virgen del Silencio a sus pies.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here