Cuatro años de la inolvidable ovación de Las Angustias


nombre disculpas Angustias
Nuestra Señora de lass Angustias./Foto: Hermandad de las Angustias

“El resultado arroja el siguiente dato: Votos a favor, 159; votos en contra, 49; porcentaje obtenido a favor, 76; con lo que se supera con creces los dos tercios exigidos por el Obispado. De forma que, a la espera de la ratificación por parte de la autoridad eclesiástica, la modificación de los estatutos ha quedado validada y, en consecuencia, Nuestra Señora de las Angustias volverá a San Agustín“. Justo al terminar su intervención el hermano mayor, Antonio López de Letona, el salón del Hotel Alfaros rompía en una atronadora ovación.

Fue el 22 de diciembre de 2013, cuando el cabildo de hermanos de Las Angustias acordaba una decisión histórica. Y es que, tras décadas de permanencia en San Pablo, la madre y maestra de las cofradías cordobesas iba a regresar a la que, durante siglos, siempre fue su casa. La decisión culminaba un largo proceso en el que, López de Letona y su junta de gobierno, trabajaron de forma constante para materializar un anhelo perseguido durante mucho tiempo.
Meses después, el imponente grupo escultórico de Juan de Mesa acometía el solemne traslado, desde San Pablo a San Agustín. El mismo congregó en las calles de Córdoba a una multitud de fieles y devotos, que en contadas ocasiones se ha visto. De hecho, una vez en San Agustín, las colas para contemplar a las imágenes ocupaban varias calles, además de la espaciosa plaza. Y todo comenzó aquel 22 de diciembre, cuando los cofrades de Las Angustias estallaron de júbilo, cuando su hermano mayor anunció que “la modificación de los estatutos ha quedado validada y, en consecuencia, Nuestra Señora de las Angustias volverá a San Agustín”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here