La continua apuesta de la hermandad de la Sentencia


La ermita de la Alegría ha acogido la charla formativa, impartida por el sacerdote Adolfo Ariza

La hermandad de la Sentencia está llevando a cabo una intensa actividad, durante este mes de diciembre. A los actos de culto y devocionales, hay que sumar la Muestra de Dulces Navideños que realizaban durante el Puente de la Inmaculada, así como la inauguración y exposición del ya tradicional, y siempre espectacular, Belén que se puede disfrutar a diario en la ermita de la Alegría.
En ese especial enclave para la Sentencia, donde presentaba hace unos meses el diseño del futuro manto de María Santísima de Gracia y Amparo, ha pronunciado una más que interesante charla formativa el sacerdote Adolfo Ariza. Al igual que hiciera la Agrupación de Cofradías de Pozoblanco en su retiro de Adviento de 2016 o más recientemente la hermandad del Vía Crucis, la junta de gobierno de la cofradía que dirige José Antonio Salamanca ha depositado su confianza en todo un experto.
Y es que la figura de Ariza es la de todo un erudito. De hecho, el sacerdote de Almedinilla es, entre otras, profesor de Teología Fundamental y Catequética en el Seminario Conciliar de San Pelagio de Córdoba y en la Universidad Eclesiástica San Dámaso de Madrid; Delegado Diocesano de Catequesis y Director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas Beata Victoria Díez de Córdoba.
Gran estudioso de John Henry Newman y Chesterton -como se ha podido apreciar en la charla de la Sentencia-, otro de sus autores de referencia es Charles Péguy. Se trata de uno de los personajes más apasionantes de finales del siglo XIX y principios del XX. Socialista convencido y posicionado a favor de Dreyfus, la conversión de Péguy no iba a ser comprendida tanto por sus camaradas políticos como por su propia familia. En el pensador francés se da la paradoja de que, pese al arraigo que van tomando sus convicciones religiosas, está casado por lo civil y su propia mujer se niega a acompañarlo en su camino, rehusando recibir el bautismo.
En su obra Los Tres Misterios, Péguy va a desarrollar una visión total de la esperanza que llega a estremecer al lector. Su predilección por el verso libre le van a guiar hacia una prosa musical que eleva el texto. Uno de los aspectos que mejor sintetizan su visión de la esperanza se halla en la pregunta que él mismo formula ¿Cómo es posible esperar cuando lo fácil y la inclinación es a desesperar? Péguy responde con una sencillez abrumadora. Hay que recuperar el catecismo, es decir, lo que la Iglesia, con esa vieja sabiduría que su larga historia le otorga, sigue transmitiendo de generación en generación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here