El Resucitado pone el broche a un año inolvidable


Virgen de la Alegría./Foto: Álvaro Córdoba

El papel de las hermandades cordobesas como dinamizadoras de la acción social es muy relevante. Y, entre ellas, la del Resucitado lleva siéndolo durante décadas. De hecho, la cofradía que preside Francisco Ruiz Abril lleva a cabo acciones solidarias a lo largo de todo el año y, para cerrar 2017, la corporación de Santa Marina ha organizado un acto benéfico de primer orden.

Se trata de la Zambomba Piconera, que la hermandad llevará a cabo el próximo 22 de diciembre (a partir de las 21:00 horas) en Santa Marina. Un acto que contará con la participación del coro San Juan de Dios y en el que se podrá disfrutar, además, de una cena. Con un donativo de 10 euros, los beneficios que se obtengan irán destinados, de forma íntegra, a la cáritas parroquial. Un gesto al que se han sumado distintas instituciones y empresas colaboradoras.
Un cabildo histórico
Bambalina frontal del nuevo palio de la Alegría.

La Virgen de la Alegría tendrá un nuevo palio y la de la Luz se incorpora como titular de la cofradía del Resucitado. Estas dos históricas decisiones eran aprobadas el pasado mes de enero, por los hermanos del Resucitado. Así, los miembros de la cofradía daban luz verde al diseño realizado por Rafael de Rueda y que será elaborado por el astigitano Jesús Rosado.
La obra diseñada por de Rueda destaca por mantener la malla en las bambalinas, sobre la que sobresale unos ornamentos gruesos que otorgan una sensación de solidez al palio. A ello hay que sumar que las inscripciones de las cartelas no están escritas en latín, como viene siendo habitual en la mayoría de elementos patrimoniales de las cofradías. Así, las que llevará la Virgen de la Alegría irán en castellano, mientras que en el frontal de la bambalina preside una efigie de la Inmaculada Concepción. En el central de la trasera, por contra, la cartela contiene el escudo de Córdoba. Todo ello para mostrar un conjunto de corte barroco, donde los faldones presentan azules en las partes sin bordar.
Homenaje a Manolete y segundo premio


 
La hermandad del Resucitado cierra así un año muy intenso, que ha venido marcado por la celebración del centenario del nacimiento del torero Manuel Rodríguez Sánchez, Manolete, en la que la cofradía también quiso rendir su particular homenaje. Y lo hizo en torno a su popular cruz de mayo ubicada en Conde de Priego (la cual también es parte importante en su obra social). El montaje de la misma fue un ejercicio de recuperación y conmemoración de uno de los cordobeses más afamados del siglo XX. Inmersos en la celebración del centenario de su nacimiento, la hermandad de Santa Marina no quiso desaprovechar la ocasión y el entorno donde se lleva a cabo -donde se halla el conocido monumento al diestro, y realizó un montaje lleno de motivos alusivos a la figura del matador. El mismo fue muy celebrado y obtuvo el segundo premio en el Concurso Oficial de Cruces de Mayo, en la modalidad de casco histórico.
Restauración de la Virgen de la Luz
Luz
Capilla con los titulares de la hermandad del Resucitado, incluida Nuestra Señora de la Luz, Madre de la Juventud./Foto: LVC

La imagen de la Madre de la Juventud era restaurada en el taller de los Hermanos Castillo, para ser entronizada en su altar de la iglesia de Santa Marina, el pasado 15 de octubre. Asimismo, el camarín que alberga a la talla también era sometido a un proceso de conservación. Una labor que culminaba en un aspecto renovado de todo el conjunto artístico-devocional.
Para celebrar este acontecimiento, la cofradía programó para esa jornada dos actos cultuales de calado. Por un lado se celebró el piadoso ejercicio del Rosario; mientras que, por otro, la sede canónica de la hermandad acogía una misa de acción de gracias por el regreso de la Virgen de la Luz. Una imagen que, el pasado mes de marzo, se incorporaba al título de la corporación, tras el visto bueno del vicario general de la diócesis, Francisco Orozco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here