Rafael Cano: "No podía ir cualquier persona delante del paso"


Cano
Rafael Cano./Foto: LVC

Los últimos siete años, la parroquia del Carmen de Puerta Nueva ha visto nacer, crecer y consolidarse a la agrupación parroquial de la Salud. La misma, tras hitos como el de la salida procesional de la Virgen de la Cabeza el pasado mes de junio, afronta con ilusión el reto de realizar estación de penitencia el próximo Jueves de Pasión con el Cristo de la Vera Cruz. Sobre la misma, el vice hermano mayor de la corporación, Rafael Cano, valora en la siguiente la alegría con que viven estos meses previos, la confianza en el capataz elegido o el orgullo que supone contar con la banda de cornetas y tambores Caído y Fuensanta para este acontecimiento, al que esperan dotar de carácter anual.
-¿En qué momento se encuentra la agrupación parroquial de la Salud?
-Bastante dulce. La salida procesional de la Virgen de la Cabeza nos dio un respaldo bastante considerable dentro de la parroquia. Se vio que era un grupo humano bastante fuerte y que tenía la capacidad de poner una procesión en la calle, y más de la importancia de ésa.
-Recuperan una devoción para Córdoba.
-Se solventó todo de una manera bastante buena. Se decidió tres meses antes de la salida y lo veíamos un poco precipitado. Pero se fue encarrilando de tal forma que fue muy fácil y, en cuanto se pueda, se repetirá.
-¿Saldrá el año que viene?
-Lo dejamos en el aire (ríe).
-¿Cómo surgió la idea de esa procesión?
-Llevamos ya siete años como grupo en la parroquia y no habíamos realizado ningún acto de culto en la calle. La única actividad que llevamos haciendo, durante los últimos cuatro años, es el vía crucis del Cristo. Así que era un año bastante importante, con nuevo párroco, nueva forma de caminar, y decidimos darle un enfoque más importante al grupo.
-A quien no conozca a la agrupación parroquial, qué le diría.
-Surge de un grupo de jóvenes (siempre se dice esto), pero también con un grupo de adultos, que creo que es lo que nos ha dado la fuerza para seguir adelante. Empezamos a trabajar de forma independiente y con formaciones anuales. Desde la parroquia se nos indicó que, antes de acoger a otras imágenes, lo hiciéramos con las que allí se les rendía culto: Virgen de la Cabeza y Cristo de la Vera Cruz. Los primeros tres años fueron exclusivos para la formación y, después, hemos comenzado a realizar actos de culto y otras actividades, sobre todo, a nivel pastoral.
-Están integrados, por tanto, en la vida parroquial.
-Totalmente. No solo a nivel de hermandad, sino también pastoral. colaboramos con el grupo de Manos Unidas; tenemos miembros activos en Cáritas.
-¿Se ven algún día como hermandad de pleno derecho?
Rafael Cano./Foto: LVC

-Sí. Nuestra misión es llegar a serlo. Hay otras agrupaciones parroquiales que han seguido un camino, digamos, más rápido. Y hemos visto como hermandades que eran fuertes en vísperas, cuando llegan a Semana Santa se han visto dañadas. Por eso,  nosotros vamos poco a poco. Este año se va a iniciar el trámite para erigirnos como prohermandad y esperamos que se cumpla. No tenemos prisa.
-¿Cuántos hermanos tiene la Salud?
-Contamos con 165. Es un grupo importante. Siendo sincero empezamos con un grupo bien nutrido de unas 30 o 40 personas. A partir de ahí hemos contado con una buena base y la procesión de la Virgen de la Cabeza nos ha dado un empuje tremendo. Creíamos que íbamos a tener más gasto y ha sido al contrario.
-También organizan un ensayo solidario, un concierto benéfico ¿Qué destaca de ese apartado social?
-Son los dos actos más importantes de nuestra obra social. Son independientes. En el Multiplica por dos, no recogemos alimentos, sino que nosotros los compramos para las familias que los necesitan. Tenemos una bolsa de caridad, que es la encargada de distribuirlos. Se reparte un tipo de alimentos distinto al del ensayo solidario (no se recauda alimento fresco, carne o huevos, por ejemplo). Hacemos dos campañas para cubrir necesidades básicas, pero de distinto tipo.
-¿La labor social que realizan las hermandades suple la que deberían hacer otras instituciones, por ejemplo, las públicas?
-Las hermandades cubren un cupo mayor que el que las propias instituciones llegan a ocupar. Vemos como las cofradías destinan muchísimos recursos para ayudar a los más necesitados. Están muy concienciadas.
-La agrupación musical de la Cena estará con vosotros en el ensayo y el concierto.
-Para nosotros es un orgullo poder contar con ellos. Éste será el tercer ensayo solidario y el cuarto concierto. Es más, la agrupación viene gratis a los dos eventos, porque saben que los beneficios van destinados a las personas que más lo necesitan y, además, quieren colaborar con nosotros en la restauración del Cristo de esa manera. Ellos saben que serán nuestra banda para cuando, si Dios quiere, esté el Beso de Judas y estamos encantados de seguir contando con ellos.
-¿En que estado se halla ese proyecto del Beso de Judas?
-Ahora mismo, existe el proyecto, el boceto y otras cosas, pero la ejecución esta parada, porque la agrupación no puede hacer frente a esa inversión. Pero muy pronto estará con nosotros. Seguro.
-Si a cualquier hermandad le cuesta realizar cualquier proyecto, qué dificultad tiene para una agrupación o prohermandad.
-Muchísimo más. Primero, porque cualquier hermandad recibe subvención para cubrir una serie de gastos, mientras que nosotros nos auto subvencionamos, con cada actividad que llevamos a cabo. Y si alguna actividad sale mal, ya sabes que te va a limitar todo el año.
-Entiendo que no les va mal las que realizan porque están restaurando el Cristo de la Vera Cruz.
-El proceso está bastante avanzado. Está casi en la fase final y estamos deseando que lleguen sus cultos. Se van a realizar una serie de actividades para que la gente pueda contemplar la obra restaurada.
-¿Ha sido un proceso profundo?
-Ha sido bastante importante. Estaba deteriorado, por lo que teníamos que hacerle una restauración importante. Podríamos habernos quedado en algo más superficial, pero con el uso que le queremos dar no era lo correcto.
-Para su primera salida han elegido como capataz a Rafael Giraldo.
-Es un hombre de plena confianza para la junta de gobierno. Ha sido una decisión bastante fácil. Creemos que el Jueves de Pasión va a ser un día muy importante y no podía ir cualquier persona delante del paso.
-La agrupación tiene otros dos capataces, como Juan Horacio de la Rosa y Jesús Ortigosa.
-Llevamos contando con ellos los tres años del ensayo solidario, también en la salida de la Virgen de la Cabeza. Estamos muy contentos con el trabajo que realizan. Su trabajo es muy beneficioso para nosotros.
-¿Qué espera para la agrupación de la Salud, en 2018?
-Un año de acontecimientos importantes. Si de por sí los hermanos ya están colaborando, espero que aumente aun más. Y espero que el barrio responda el Jueves de Pasión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here