"Estamos en tierra de mártires"

49

La misa por el Rito Hispano-Mozárabe ha estado presidida por el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández

Hispano-Mozárabe
El obispo preside la misa por el rito Hispano-Mozárabe en San Pedro./Foto: MCS

(Ángel Maíz). En la tarde noche del día 17 de noviembre, celebramos la solemnidad de San Acisclo y Santa Victoria, mártires de la época mozárabe, y patronos de la ciudad y Diócesis de Córdoba. Ha tenido lugar en la Basílica pontificia de San Pedro, la celebración de la Santa misa por el Rito Hispano-Mozárabe, presidida por el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández González, y concelebrada por los vicarios episcopales de la Ciudad y General, por miembros del Cabildo de la Santa Iglesia Catedral, formadores de los seminarios, y demás sacerdotes de la diócesis.
La celebración ha estado solemnizada con los cantos a cargo del Seminario Mayor de San Pelagio y el Seminario misionero Redemptoris Mater, dirigidos por el Canónigo Chante de la Catedral, Antonio Murillo, con la música propia de este rito.

Cuando hablamos de Rito Hispano-Mozárabe nos estamos refiriendo a una peculiar manera de celebrar las acciones litúrgicas en los diez primeros siglos De la Iglesia Española. El rito hispánico, usado primero por los hispano-romanos, se siguió usando bajo la dominación de los visigodos, y también bajo la dominación musulmana en las diversas regiones y zonas de la España dominada. La Santa Sede ha concedido a la Conferencia Episcopal Española (CEE) que, en toda España, pueda emplearse este Rito de acuerdo con los prenotandos que introducen el Misal en su edición típica, y siempre con permiso del ordinario del lugar y la aprobación explícita del arzobispo de Toledo.
La Misa Hispano-Mozárabe tiene un tono sumamente dinámico y dialogado, y por ello requiere una gran atención y un fiel seguimiento. No se asiste a una reconstrucción arqueológica de una manera de celebrar la Misa en tiempos pasados, sino que se participa en la acción litúrgica De la Iglesia hoy, del mismo modo en que nuestros antepasados mozárabes lo hacían.
“En su martirio, Señor, has sacado fuerza de lo débil, haciendo de la fragilidad tu propio testimonio” (Prefacio de los mártires).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here