Los capataces del Amor, a expensas de la decisión sobre la gestora


capataces
Nuestro Padre Jesús del Silencio en la Catedral./Foto: Jesús Caparrós

La hermandad del Amor atraviesa por un momento delicado y peculiar. Y es que, con la dimisión del presidente de la gestora Miguel Ángel de la Torre, la corporación de Jesús Divino Obrero se halla a expensas de una determinación por parte de la autoridad competente. La misma puede llegar con el mantenimiento del organismo de gobierno interino, o bien por medio de la convocatoria de elecciones a hermano mayor. En ambos casos, sea cual sea la decisión, el nuevo responsable deberá decidir -al menos- sobre quiénes ostentarán la responsabilidad de dirigir a las cuadrillas del Cristo del Amor y del Señor del Silencio.
Y es que, hasta la fecha, la gestora que dirigía de la Torre ha confirmado de cara a la estación de penitencia del Domingo de Ramos de 2018, las bandas que acompañarán a los tres titulares: la de cornetas y tambores de Nuestra Señora de la Salud de Córdoba, tras el Cristo del Amor; la agrupación musical Nuestra Señora de Valme de Dos Hermanas, junto al Señor del Silencio; así como la banda de música del Cristo del Amor de la capital, tras la Virgen de la Encarnación. Tres acuerdos, rubricados, que en el caso de los capataces aun faltan por definir.
El propio de la Torre confirmaba que, de momento, solo ha sido ratificado el capataz de la titular mariana, David Pulido. Con la marcha del presidente de la gestora, éste decidió no tomar decisión sobre los dos restantes, para no interferir en la postura del nuevo responsable de la hermandad. Es por ello que tanto Lorenzo de Juan como Rafael Cerezo habrán de aguardar a que se adopte una resolución sobre el gobierno de la cofradía y, posteriormente, la decisión del nuevo encargado de regir los designios de la cofradía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here