Diez años de hermanamiento


Las hermandades de Cristo de Gracia y del Via Crucis celebran diez años de hermanamiento

(Joaquín de Velasco). Con una Eucaristía en la parroquia de la Trinidad ante el Santo Cristo de la Salud, las hermandades del Cristo de Gracia y del Vía Crucis han recordado el décimo aniversario de su hermanamiento.


El origen de esta unión hay que buscarlo en el año 2005, enmarcado en los actos conmemorativos del tricentenario del templo de San Juan y todos los Santos, conocido popularmente como la Trinidad por ser originalmente sede del convento de trinitarios calzados. En el curso de los actos que entonces se celebraron, la parroquia cordobesa recibió la visita del ministro general de la orden, que pronunció una conferencia sobre el carisma de la misma. A raíz de ahí se forjó la idea de unir simbólicamente los dos cristos titulares de templos trinitarios. Este hecho, unido a la tradicional buena relación entre ambas corporaciones, propició que dos años después, en el 2007, se concretara el hermanamiento.
Al finalizar la misa, la hermandad del Vía Crucis ha obsequiado a la de Gracia, que durante este año celebra el cuatrocientos aniversario de la llegada de su Cristo, con un cordobán que conmemora el hermanamiento. En esta pieza figura una cruz trinitaria, con los colores característicos rojo y azul, del emblema de la orden, con la particularidad de que dos de sus extremos son patados, correrspondientes a la rama calzada, que fue origen del templo de San Juan y todos los Santos, y los otros dos son rectos, propios de la orden descalza, que regenta la parroquia de los Padres de Gracia. A su vez, la cofradía del Esparraguero hizo entrega a la del Lunes Santo de un escudo con el logotipo del cuarto centenario.
El acto concluyó con una convivencia en el centro parroquial Carmen Márquez Criado, a la que asistieron miembros de ambas cofradías.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here