Las devociones escondidas de San Agustín

91

Los padres dominicos celebran este fin de semana el triduo a San Martín de Porres

San Agustín
Iglesia de San Agustín./Foto: www.artencordoba.com

El año 2009 siempre quedará en la memoria de Córdoba porque fue en el que se reabrió la iglesia conventual de San Agustín. Y es que tras décadas cerrada por su estado de conservación, la apertura del templo posibilitó que se recuperara un acervo patrimonial de incalculable valor, tanto en el plano artístico como en el espiritual. Al consabido regreso del grupo escultórico de Nuestra Señora de las Angustias a la que siempre fue su casa, en marzo de 2014; hay que sumar que la apertura trajo consigo la recuperación de otras devociones, que habían languidecido.
Angustias
Besamanos de Nuestra Señora de las Angustias./Foto: Francisco Patilla

Una de las más llamativas fue la de la Virgen del Tránsito. En 2013, la imagen volvía a recibir culto en su altar de la iglesia de San Agustín, tres décadas después. Conocida también como la Virgen de Allá, esta denominación vino condicionada por la diferenciación realizada con la que se venera en San Basilio, cuyos feligreses decidieron llamarla así para diferenciarla de la suya. La Virgen del Tránsito llegó a tener cofradía propia en el siglo XVIII.

En las bóvedas laterales de San Agustín, en los espacios que dejan los nervios góticos, se representan ocho santos agustinos: San Nicolás de Tolentino, Santa Mónica (madre de San Agustín), San Guillermo de Aquitania, Santa Clara de Montefalco, San Juan de Sahagún, Santa Rita de Casia, Santo Tomás de Villanueva y Santa Perpetua. De los ocho, una de las devociones más especiales es la de Santa Mónica. Y es que, como recordaba el poeta Pablo García Baena cuando se produjo el acto solemne de la reapertura del templo, éste acompañaba de niño a su madre para rezar a la Virgen de las Angustias y a la madre del obispo de Hipona.

Otra de las devociones que alberga el templo es la de San Martín de Porres. Toda una referencia para los Dominicos que, además, este fin de semana estará de cultos. El triduo en su honor se prolongará del 3 al 5 de noviembre, en horario de 19:30 horas (viernes y sábado), y a las 10:30 horas, en la jornada del domingo. Predicado por los padres Miguel Ángel Vilches y Carlos Romero, se trata de una gran oportunidad para cultivar tanto el espíritu como para disfrutar de uno de los templos con mayor valor de la ciudad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here