Una cita extraordinaria con la historia


La Virgen del Amparo ha recorrido las calles de la Axerquía en una jornada histórica para los cofrades de Córdoba


Aún no es noviembre, pero la Virgen del Amparo ha adelantado su procesión en una tarde de octubre que quedará para siempre en la memoria de Córdoba y sus cofrades. Especialmente, para los jóvenes que este fin de semana celebran su Encuentro Nacional y que se han encomendado a la imagen letífica de la hermandad del Huerto. Una corporación que cuida especialmente a sus miembros noveles. Un hecho que no es ni mucho menos incompatible con la exquisita puesta en escena de la salida procesional.

Con los sones de Amueci, la banda astigitana ha vuelto ha dejar constancia -como cada Domingo de Ramos tras la Virgen de la Candelaria-, de que es una de las formaciones de mayor nivel que vienen a la capital. Ello para dejar el poso lánguido al paso de una imagen que, tradicionalmente, cierra el año procesional en Córdoba. Mientras que de la mano de su capataz, uno de los grandes artífices de que se recuperase esta advocación para la cofradía de San Francisco, los costaleros del Amparo han recorrido alguno de los enclaves más paradigmáticos de la ciudad.

Desde el Compás de San Francisco hasta la Plaza del Potro, por Armas y Sánchez Peña, el cortejo ha alcanzado uno de los enclaves más esperados del recorrido, la Plaza de la Corredera. Por Rodríguez Marín, Tundidores, Fernando Colón, Maese Luis, Huerto de San Pedro el Real, la Virgen del Amparo ha dejado a su paso el poso lánguido de una salida que se retrotrae en la emoción del año cofrade, que se va agotando. Y esto en un día en que la ciudad ha sido la capital de los jóvenes, de las hermandades, de la piedad popular que nunca pierde vigencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here