Una cata de vino muy cofrade


La casa de hermadad de los Dolores de Benamejí acoge un acto muy especial

Cata
Participantes en la cata de vino en la hermandad de los Dolores de Benamejí./Foto: LVC

(José M. Lara) Si el 20 de octubre se inauguró la Cata del Vino de Moriles 2017, una semana después y como tomando el testigo de ésta ha tenido lugar en Benamejí un evento muy sencillo y original también relacionado con el vino. En la casa hermandad de la Real Cofradía de María Santísima de los Dolores, Esperanza y Soledad se han compartido y catado vino de más de treinta toneles familiares de la localidad; toneles de amantes del vino que los cuidan con esmero en sus casas y que son llenadas con caldos de Montilla-Moriles para consumo diario entre los más cercanos.
Cada año un conocedor y defensor de Montilla-Moriles ofrece unas palabras al inicio de la cata. Así, Antonio López de Bodegas El Monte, pese a su juventud supo en esta edición con maestría y hondura encandilar a los participantes en la III Cata de Vino de la Soledad de Benamejí al referirse a la historia de los finos cordobeses y de su bodega, al cuidado de las fincas para vendimiar una excelente materia prima o cuando citó a Fino Cebolla – etiqueta señera de la casa-.
Ya en 2016, le correspondió a Paco Robles de Bodegas Robles destacar las bondades de la producción ecológica y la recompensa que supone recibir el reconocimiento de la crítica y los cada vez más numerosos importadores que compran sus vinos.
Convivencia, recaudar fondos en favor de la Hermandad y como con acierto le dijo López a Manuel Artacho, el hermano mayor anfitrión de la celebración, cuando en el intercambio de unos detalles entre ellos el bodeguero regaló una venencia a la casa y tiró de etimología al referirse a este instrumento vinatero para decir que tiene su origen en el acuerdo o convenio entre dos partes, en la avenencia. Pues con la venencia y avenencia se concluyó seguir por más años con esta Cata, si en las cofradías las mujeres cada vez participan más activamente, también así ocurre en el mundo del vino como dijo la enóloga Carmen Aparicio en su intervención.