El obispo pide a San Rafael que nos eche una mano, "o las dos"


El prelado recuerda el hecho histórico del terremoto de Lisboa de 1755, a raíz del cual el Ayuntamiento y el Cabildo acuerdan celebrar cada año una misa

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha pedido a San Rafael, en el transcurso de la solemne misa votiva celebrada en la iglesia del Juramento, que “nos eche una mano, o las dos”, ya que, junto a los “rigores de la crisis” que van siendo superados, “aunque no les llegue a todos”, “restan problemas muy serios en nuestra convivencia”. En opinión del prelado “no es sólo lo de Cataluña”, sino que ha apelado a la situación que atraviesan los refugiados o el caso, entre otros, de los padres que quieren una educación cristiana para sus hijos “y a veces se les niega”. Por esto, ha señalado que con la situación actual “no se trata de hacer un telediario, sino de acudir a rezar con fe a San Rafael”, al que ha pedido “que nos mande el agua, que la necesitamos como el comer, para que fecunde nuestros campos”.

El obispo, Demetrio Fernández, en la iglesia del Juramento el día de San Rafael.
El obispo, Demetrio Fernández, en la iglesia del Juramento el día de San Rafael. /Foto. JC

Demetrio Fernández ha destacado en la homilía de la fiesta del custodio el estrecho vínculo histórico que tiene la ciudad con el arcángel San Rafael, del que ha dicho que “hay que vivir en Córdoba para darse cuenta de lo que significa esta devoción”. A continuación ha actualizado esta devoción al preguntarse si “todavía necesitamos de la ayuda de Dios, ya que lo tenemos todo”, a lo que ha respondido que “tenemos muchas cosas, pero no lo tenemos todo y necesitamos de la ayuda de Dios y la necesitaremos siempre”. En su opinión, “la mayor necedad de nuestro tiempo es que una persona piense que ya no necesita de Dios ni de San Rafael porque se basta a sí misma”, cuando, en realidad, “el corazón humano busca a Dios y ahí encuentra su descanso”.
Tanto en el saludo inicial como en la homilía, el obispo ha recordado el hecho histórico del terremoto de Lisboa de 1755, como el momento en que el Cabildo de la ciudad [el Ayuntamiento] como el de la Catedral hicieron el voto conjunto de ofrecer cada 24 de octubre una misa de acción de gracias por haber resultado Córdoba indemne en aquella tragedia que causó daños e infinidad de víctimas en prácticamente toda la península ibérica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here