Caído y Fuensanta: "Queremos grabar un disco por el décimo aniversario"

49

En la siguiente entrevista, el director de la formación, Francisco Camacho, valora el momento actual de la banda y los proyectos que aguardan en el horizonte

Francisco Camacho./Foto: Jesús Caparrós

La Semana Santa de 2018 será muy especial para la banda de cornetas y tambores Caído y Fuensanta. La formación cumplirá diez años y, entre sus objetivos, se halla la grabación de un disco que conmemore esta efeméride y sirva para dar mayor proyección al repertorio propio que han ido atesorando, a lo largo de su trayectoria.
El director musical de Caído y Fuensanta, Francisco Camacho, valora en la siguiente entrevista el momento por el que atraviesa la formación y la música cofrade en general. Hermano de la Entrada Triunfal, Camacho recibe a La Voz en el local de ensayo, donde los nuevos integrantes practican con sus instrumentos.
-¿En qué momento se encuentra Caído y Fuensanta?
-Estamos en plena madurez musical. Próximos a nuestro décimo aniversario, estamos en el momento más dulce desde que se fundó la banda. Está afianzada y nos hemos un hueco tanto en Córdoba como fuera.
-¿Cómo ensaya la banda?
-Tenemos una serie de encargados por voces, que llevan a cuatro o cinco chavales a los que se les da una formación tanto musical como instrumental, para que llegue Semana Santa sepan interpretar sus partituras. Se comienza con las escalas y, una vez que consiguen hacer sonar el instrumento se les entregan una serie de ejercicios y, posteriormente, comienzan a interpretar marchas.
-Cuánto tiempo descansa la banda.
Realmente, poco más de un mes al año, después de Semana Santa. Si, por ejemplo, acaba en abril, a mediados de mayo ya estamos trabajando de nuevo.
-A lo largo del año ¿Cuántas horas de trabajo tienen?
-La banda dos diarias de lunes a jueves. En cuanto a la dirección musical son muchas más porque trabajamos en casa con partituras e imprimiendo libros para los miembros. No sé decirte el número exacto porque son demasiadas.
-La banda tiene un repertorio muy versátil ¿Cómo se compagina?
Francisco Camacho./Foto: Jesús Caparrós

-El grueso del repertorio está compuesto por piezas de los años 90. Son marchas que no se catalogan como clásicas, pero no son como las que empezaron a surgir a principios de los 2000. Tenemos nuestro apartado clásico, que es bastante amplio (entre 15 y 20); además de repertorio actual (también sobre unas 15), en las que incluimos composiciones actuales de Tres Caídas, que es nuestra referencia, así como las marchas propias. Tenemos repertorio para atender a todo tipo de hermandades. Esto se ve el Miércoles Santo con Misericordia o el Domingo de Ramos con la Borriquita.
-Es bueno que una banda tenga muchas marchas propias?
-El problema es que la gente tiene ya la referencia de Cigarreras, Tres Caídas, Presentación al Pueblo, el Sol y Rosario de Cádiz ¿Las hermandades a qué van? A esas marchas y dejan el tuyo en un segundo plano. La labor que tenemos que hacer es intentar que suene el propio, para que te lo pidan. Y uno de los medios principales es la grabación de un disco, a partir de ahí das a conocer tus marchas y es más sencillo que triunfe tu estilo. Nosotros no nos podemos quejar porque hay cuatro o cinco de las nuestras que se tocan en todas las hermandades.
-¿Van a grabar uno?
-Lo tenemos en mente. Si Dios quiere y la Semana Santa es buena, lo más seguro es que grabemos un disco. Sabemos lo complicado que es porque los gastos son muy elevados, pero sería un bonito recuerdo para el décimo aniversario.
-Algún proyecto más.
-Estamos con la terminación del uniforme, al que le faltan varios detalles. Y la restauración del banderín.
-Si tuviera que definir el momento actual del género de las cornetas y tambores.
Caído y Fuensanta
Francisco Camacho./Foto: Jesús Caparrós

-Parece que están de moda. En los últimos años parece atraen a más gente que las agrupaciones. Creo que se nos está yendo de las manos el tema de las composiciones porque se está perdiendo la esencia y, cada vez, parecen más bandas sonoras. Estamos en un periodo  de transición y creo que volveremos a la esencia.
-¿Qué debe tener una marcha?
-Que te dé un pellizco en el alma cuando la escuches. Que se te pongan los bellos de punta y quien la escuche recree su propia estampa. Si te emociona, lo tiene todo.
-¿Eso se ha perdido?
-Algo sí. Lo que sucede es que hay composiciones muy buenas, pero no te las imaginas detrás de un paso. Es una cuestión muy compleja.
-Ahora existe mucha mayor ‘competencia’ en el mundo de las bandas.
-Sí. Normalmente, en lugar de engrandecer las numerosas que hay, lo primero en lo que se piensa es en crear nuevos. Siempre digo que en Córdoba hay bandas del nivel de las de Sevilla (con un número de componentes parecido), pero está todo tan repartido que tenemos tres formaciones medianas, que podían ser más grandes.
-¿Es muy difícil tocar todos los días de la Semana Santa en la capital?
Francisco Camacho./Foto: Jesús Caparrós

-Hay suficientes bandas en Córdoba para que las hermandades no tuviesen que buscar fuera. Las tres que tocamos en Semana Santa tenemos, además, un estilo distinto y se puede escoger. Córdoba está en la élite de Andalucía tanto con las de cornetas como con la madre de nuestras agrupaciones, Redención, o Cristo de Gracia. Y la Esperanza tiene un nivel bastante alto.
-¿Se valora en Córdoba?
-Creo que no. Si nos pusiéramos a pensarlo, nos daríamos cuenta de lo que tenemos.
-Cuando la banda sale fuera ¿Cómo la reciben?
-Fuera de Córdoba se valoran las cosas más. Es triste, pero cuando sales te esperan con expectación y te arropan mucho. Nos acogen con mucho cariño.
-¿Qué retos tiene Caído y Fuensanta?
-Mantenernos y, a partir de ahí, seguir creciendo como banda. Tenemos como objetivo, como te decía antes, la grabación de nuestro disco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here