Clemente Mata: "Fue impresionante cantar ante 50.000 personas"


Mata
Clemente Mata, junto al canónigo Antonio Murillo, durante la audiencia general del Papa./Foto: LVC

El coro y la orquesta de la Catedral de Córdoba realizaba, en fechas recientes, una gira muy especial por Roma. Allí fueron recibidos por el Papa y actuaron en algunos de los templos más emblemáticos de la cristiandad. Acompañados por el obispo y dos canónigos, el director de los músicos catedralicios, Clemente Mata, valora para La Voz algunos de los aspectos más relevantes de este importante acontecimiento que, como explica Mata, “lo es para toda Córdoba”.
El director del coro y la orquesta catedralicios ha destacado que “ha sido una experiencia única. En definitivas cuentas, una experiencia religiosa”. En este sentido ha puesto de relieve los intensos momentos que vivieron ante el Papa, durante la audiencia general de Su Santidad. “El Santo Padre estuvo unos minutos hablando con nosotros”, ha recordado Mata. Éste ha desvelado que el Pontífice les preguntó por la labor que hacían y les reconoció su trabajo. “Lo vivido, ya el primer día, fue muy gratificante”, ha subrayado para destacar que cantaron para 50.000 personas en la Plaza de San Pedro del Vaticano. “Estábamos muy emocionados”. Un hecho que se reprodujo, en la parte vespertina de esa jornada, actuando en el interior del primer templo de la cristiandad. “Estuvimos todo el día en una nube”, ha insistido.

Respecto al resto de actuaciones, Mata ha recalcado el “magnífico trato”, que han recibido en todos los templos. De hecho, en Montserrat de los Españoles coincidió con el Día de la Hispanidad, motivo por el cual el coro y la orquesta interpretaron piezas de autores españoles, en un templo que “tenía una acústica impresionante”. Asimismo, el director ha subrayado la emotiva homilía del obispo hacia los músicos. Y ha desvelado que “llegamos al cuerdo de quedar en contacto con la Catedral de Córdoba para intercambiar partituras”.
En Santa María la Mayor “vivimos un colofón espectacular porque es la primera basílica consagrada a la Virgen María”. Y es que Mata ha remarcado de aquella misa que “la gente que entraba de visita se quedaba a escuchar la solemnidad de una misa presidida por el obispo, concelebrada por dos canónigos (Antonio Llamas y Antonio Murillo) y con el coro y la orquesta interpretando”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here