"¿Quién ha dicho que la Iglesia tiene una presencia insignificante en nuestra sociedad?"


La plaza de toros, durante el Encuentro de Laicos./Foto: Luis A. Navarro

“¿Quién ha dicho que la Iglesia tiene una presencia insignificante en nuestra sociedad?” Esta interrogación del obispo durante la homilía en la plaza de toros con motivo del Encuentro diocesano de Laicos, ha sido respondida tanto por el prelado como por los millares de cristianos cordobeses, que no han dudado en sumarse a la alegría de un acontecimiento que ha definido a toda Córdoba, como una tierra de fe.
Una jornada histórica donde los cristianos de a pie, los que trabajan a diario en sus parroquias, en la Adoración y en sus cofradías han demostrado algo más que compromiso. El mismo se ha podido ver en el impresionante cortejo con que han contado la Virgen de la Fuensanta y la Custodia. Los estándares de las corporaciones de la inmensa mayoría de las hermandades de la provincia y los de la capital han demostrado este sábado la gran riqueza que Córdoba atesora. Ésta se ha potenciado en la plaza de toros, donde los rigores del mercurio no han sido obstáculo para que se hayan dado cita ocho millares de cristianos.
“Cuando he visitado todas las parroquias, una por una, en estos pasados siete años de Visita pastoral, he podido estrechar la mano de miles y miles de seglares, hombres y mujeres, jóvenes y adultos, que viven su fe en torno a su parroquia, en grupos apostólicos asociados y en comunidades, en torno a las cofradías y hermandades y en grupos que amplían entre los laicos la familia religiosa de los distintos carismas”, ha subrayado el obispo. Y éste ha confesado como “he constatado que la presencia de la Iglesia y su acción beneficiosa para la sociedad en esta diócesis de Córdoba es inmensa”. Ello pese que, “a veces quiera minusvalorarse o incluso silenciarse”.
“Hoy delante de toda la diócesis aquí representada, delante de todos los medios de comunicación quiero decir alto y claro: Iglesia santa de Cristo, que vives en esta diócesis de Córdoba, gracias por tu fidelidad al Evangelio, gracias por tu impulso misionero, gracias por tu testimonio de caridad”, ha subrayado Demetrio Fernández.
El lema del Encuentro, la recuperación del valor permanente de la familia y una mirada esperanzada al futuro han centrado los mensajes de una profunda homilía, en cuya parte final Demetrio Fernández se ha preguntado “¿Quién ha dicho que la Iglesia tiene una presencia insignificante en nuestra sociedad? Qué institución es capaz hoy de reunir a tantas personas como las que estamos aquí? Somos acaso un grupo residual? Somos una minoría étnica? No. Somos muchos, y muchísimos más que no han podido llegar hasta aquí hoy”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here