La Semana Santa amplía su patrimonio


Antonio Varo Pineda presenta su nuevo libro 'El cirio perdido', donde narra sus vivencias cofrades entre 1962 y 1986


La Semana Santa, la genuina, se mira desde el interior del cubrerrostro. Con esa premisa, Antonio Varo ha escrito -o mejor dicho-, ha regalado a los cofrades cordobeses su visión personal de la Semana Santa, de un hermano de la Misericordia que, con seis años, vistió por primera vez la túnica y para el que la figura de su padre fue fundamental para su evolución en el mundo de las cofradías. Siembre vinculado a la hermandad de San Pedro, El cirio perdido es el relato, personal, de un cuarto de siglo en que los recuerdos y vivencias de una semana mayor, que cambió en esos años de forma sustancial.
En un acto marcado por la gran asistencia de cofrades como Rafael Zafra, Manuel Laguna, Fray Ricardo, Javier Romero, Lorenzo de Juan y un gran número de nombres que son y han sido historia de la Semana Santa de Córdoba; la presentación del mismo ha corrido a cargo del responsable del centro parroquial Carmen Márquez Criado, Rafael Mariscal; así como del responsable del prólogo de la obra y párroco de la Trinidad, José Juan Jiménez Güeto. Ambos han mostrado su respeto y admiración por un libro que han definido como ameno, intenso, repleto de anécdotas y con un aparato gráfico que contiene más de 150 valiosas instantáneas.
Por su parte, el autor de la obra ha confesado que el libro surge porque “quería ordenar mis recuerdos como cofrade”. Y ha detallado que quería rendir un homenaje a esas personas (más de 400) “que me han acompañado y enseñado”.
El título del libro se debe a que de los 52 años en que lleva saliendo en la Misericordia, solo uno salió con cirio una vez (en 1980) y lo “echo de menos”. Asimismo, también es una reivindicado la figura de nazareno. Mientras que ha explicado que el orden cronológico se debe a que, en 1986, cambió radicalmente su vida cofrade. Y ha afirmado que, de momento, no tiene pensado realizar una segunda parte.
Otro de los aspectos sobre los que ha incidido que no se trata de una historia global de la Semana Santa. A ello hay que añadir que, en la parte gráfica, el libro contiene 162 instantáneas. La inmensa mayoría de las mismas proceden del álbum familiar de su padre, de la hermandad de la Misericordia y de diversa procedencia. Todas tienen entre 35 y 55 años de antigüedad. La presentación ha concluido con una muestra de las fotografías que contiene una pieza que amplía el patrimonio de la Semana Santa.