"10 reglas para arruinar a vuestros estudiantes"


El obispo inaugura el curso de la Fundación Santos Mártires, donde Giulio Carpi ofrece una interesante lección inaugural

estudiantes
Giulio Carpi durante la lección inaugural./Foto: José A. Soler

El acto de apertura del curso de la Fundación Santos Mártires, que ha acogido el Palacio Episcopal este miércoles, ha contado con la presencia del obispo de Córdoba, Demetrio Fernández; la directora de la institución educativa, Maria Carbonell; así como con el director de la Scuola Internazionale Management Pastorale de Roma y Presidente de Creativ, Giulio Carpi. Este último ha ofrecido una interesante lección inaugural en la que ha mostrado las “10 reglas para arruinar a vuestros estudiantes”.
Carbonell ha dado inicio a su intervención, haciendo referencia al Papa Francisco y su enseñanza sobre la esperanza, una virtud que “hay que transmitir a los chicos”. Y ha subrayado la necesidad de encomendarse al Espíritu Santo para que ilumine la misión de los docentes, “porque Dios a través de las tres personas, nos ama” y eso es lo que hay que transmitir a los alumnos, a los que hay que acompañar en todo momento.
Por su parte, Carpi ha comenzado su ponencia explicando que, “si hoy en día un profesor hace bien su trabajo es un error”. En este sentido ha señalado que existe poca colaboración de los padres porque “sus hijos son los mejores”. Si bien, ha insistido en que es el trabajo más hermoso del mundo. Uno de los aspectos más interesantes de la ponencia de Carpi ha versado sobre las “10 reglas para arruinar a vuestros estudiantes” y “os aseguro que funcionan a la perfección”. Las mismas sirven para hacer ver a los profesores si son o no creativos.
Tras realizar una divertida dinámica de grupo con los profesores asistentes. Carpi ha dado algunas de las claves del trabajo de estos. La primera de ellas es que los estudiantes dicen al profesor lo que quiere oir. Sin embargo, la enseñanza no es algo repetitivo, sino que debe ser flexible, creativa. En este sentido, el director de la Scuola Internazionale Management Pastorale ha valorado que la “escuela católica si no está cerca de los niños no es escuela católica”.
“Hay profesores mejores o peores, pero ninguno malo. Simplemente, cambia la forma de enseñar”, ha proseguido Carpi para explicar que “podemos volver a ganar la creatividad, el profesor puede transformar la teoría en buenas prácticas”. Claves que ha seguido enumerando, para comprender mejor la labor a desarrollar con los estudiantes: El contenido no estimula la inteligencia, sino la forma que aplica. Cada chico crecerá únicamente si el docente es capaz de imaginar su futuro. Educar no es sino un acto creativo y esa creatividad es un regalo de Dios. Sí los niños se aburren aprenden menos. Hay que encender la enseñanza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here