Las procesiones de septiembre terminan con la Santa Cruz


Cruz
Procesión de la Santa Cruz de Cristo de Gracia./Foto: Eva María Pavón

Septiembre ya es historia y en buena medida, el recuerdo del mes para la ciudad estará perfumado de incienso, mientras que en las retinas habrá rostros de mujer. La Fuensanta, Villaviciosa, Victoria y Socorro han llenado calles y feligresías para constatar que la piedad popular, lejos de disminuir, sigue creciendo imparable. Besamanos, rosarios y pregones, también han servido de ejemplo y, para culminar, la Cruz ha cerrado el periplo de 30 días intensos.


La Cruz que, tanto en San Basilio -la semana pasada- como en Trinitarios -el último día de septiembre- ha recobrado su sentido profundo. Y más aun, cuando son los jóvenes de las cofradías quienes la portan sobre la cerviz. Lo hicieron los de Pasión y, este sábado, lo han hecho los del Cristo de Gracia. Toda una declaración de presente, futuro y, ante todo, compromiso. Esta última característica es inherente a la hermandad del Jueves Santo que mantiene y revitaliza una procesión que es uno de los emblemas tradicionales de la corporación, así como el mejor exponente de su numerosa cantera.

Acompañada por su cada vez más técnica agrupación musical, la Santa Cruz ha caminado por las calles de una feligresía en la que el nombre del Cristo de Gracia es indisociable a la misma. La procesión de este sábado cierra un mes y, sin embargo, ha abierto la puerta simbólica a un año que, en fechas muy similares, habrá culminado el 400 aniversario de la llegada de la portentosa imagen del crucificado a Córdoba. El carácter festivo, por tanto, era doble, la devoción mayor y la ilusión intacta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here