La Soledad regresa a San Cayetano


La hermandad del Caído celebrará una misa de acción de gracias por la finalización del proceso de restauración de su titular mariana

MD Soledad 12
Nuestra Señora del Mayor Dolor en su Soledad./Foto: Jesús Caparrós

El domingo 1 de octubre la iglesia conventual de San José (San Cayetano) se vestirá de fiesta para celebrar el regreso de Nuestra Señora del Mayor Dolor en su Soledad, tras el proceso restaurador al que ha sido sometida la imagen en el taller de Enrique Ortega. Así, al mediodía del domingo, la hermandad del Caído celebrará una misa de acción de gracias.
Nuestra Señora del Mayor Dolor en su Soledad fue sometida, en 2016, a un estudio pormenorizado por parte de Ortega. Sobre el mismo, el vicehermano mayor de la cofradía del Jueves Santo, Rafael Roldán, detallaba algunos aspectos interesantes y del que, como conclusiones esenciales, se deducía que las imágenes apenas han sufrido intervenciones de relevancia a lo largo de varios siglos de existencia. Previamente, el restaurador contempló, en primera persona y en la iglesia, a las imágenes para hacer un análisis preliminar, a expensas del que se hizo en el taller con pruebas específicas, como la fotografía ultravioleta, correspondencia de policromías o estudio estratigráfico. Estas dos últimas pruebas combinan elementos químicos, así como un estudio radiográfico. El informe que se presentó fue, por tanto, el resultado de las mismas. Se trataba de un estudio de más de 200 páginas, con un carácter eminentemente técnico que establecía, a grandes rasgos, que el estado de ambas imágenes, para la antigüedad que tienen y el tiempo transcurrido desde la última restauración, era bastante aceptable.
La titular mariana de la corporación del Jueves Santo, apenas ha recibido tratamiento para la recuperación de la policromía puesto que no ofrecía, a la luz del resultado de las pruebas a que era sometida, las garantías necesarias para abordar dicho trabajo. Las labores que se han acometido consisten, fundamentalmente, en la recuperación de la estructura interna, por medio de reparación de grietas o algún arañazo, pero no afectaba a las manos y rostro de Nuestra Señora del Mayor Dolor en su Soledad, salvo una leve intervención detrás de una de las orejas.