Así tocó Caído y Fuensanta a la Virgen del Socorro


La procesión de Nuestra Señora del Socorro de 2017 será recordada por varios aspectos. Uno de ellos fue, sin duda, la constatación de la profunda devoción que atesora y que se ha mantenido intacta, durante siglos, en la feligresía de San Pedro. El otro fue que la procesión no discurrió en completo silencio, como se había previsto -en un principio-, a causa de la falta de recursos económicos de la hermandad. Así lo comunicó la corporación en el mes de julio, si bien la banda de cornetas y tambores Caído y Fuensanta se ofreció para tocar abriendo el cortejo, como finalmente sucedió. Mientras que, durante el recorrido, la imagen estuvo acompañada por un trío de capilla.

La formación “quiere colaborar con la procesión de la alcaldesa perpetua de Córdoba”, anunció la banda y así se produjo. Y es que, en el antedicho comunicado, la hermandad letífica explicaba la compleja situación económica por la que atraviesa la corporación del Sánchez Peña. Un hecho que, como informaba la cofradía, se ha producido, tras “innumerables intentos de recaudar fondos”. Estos han consistido en “la realización de distintos eventos y festivales, en los cuales no se ha visto interés alguno y ha imposible conseguir los retos propuestos”. Por ello, la hermandad letífica “se ve obligada a la reducción de gastos. Como consecuencia de ello la sagrada imagen de Nuestra Señora del Socorro Coronada en su salida procesional de este año no irá acompañada por ninguna formación musical”.
La decisión de Caído y Fuensanta para que el cortejo no discurriera en completo silencio suponía contar con una de las bandas más consolidadas de la ciudad. Una actuación que dejó un momento muy especial puesto que, como se puede apreciar en la reproducción, la formación tocó a la Virgen la última chicotá, antes de que se entrara en su ermita.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here