Las lágrimas de la presidenta de la comisión del Carmen de Rute


La máxima responsable de la comisión no pudo evitar emocionarse, al recibir el decreto de la coronación canónica de la Patrona de la localidad

Rute
Dolores López, junto al obispo de Córdoba./Foto: LVC

“Soy la presidenta porque la Virgen lo ha querido así”. Con estas palabras y la voz temblorosa comenzaba su intervención la presidenta de la comisión para la coronación canónica de la Virgen del Carmen de Rute, Dolores López Flores. Y es que la responsable de esta hermosa iniciativa, que culminará el 28 de julio de 2018, no dudaba en resaltar su alegría y satisfacción, a la vez que reconocía que “estoy un poco emocionada porque ha sido mucho tiempo de lucha”.
Ante la atenta mirada del obispo, del vicario general de la diócesis, del delegado de Liturgia y de una representación de hermanos de la corporación de Rute, a López se le cortaba la palabra, mientras tenía los ojos vidriosos y se le escapaba alguna lágrima. La aprobación de la coronación de la Virgen a la que veneras no es un acontecimiento cualquiera y quedaba reflejado en el rostro de la presidenta de la comisión. Ésta pudo continuar, mostrando su gratitud “a don Demetrio (Fernández), que desde el primer día -que fue el de San José del año 2014- nos acogió y nos animó a seguir adelante”. En este sentido, López destacaba cómo el prelado les dio “aliento” y, “con esa premisa, comenzamos nuestra andadura”.
Las muestras de agradecimiento de López, tanto en su propio nombre como en el de la comisión y la junta de gobierno de la archicofradía de la Patrona de Rute, también se hicieron extensivas a su párroco. En opinión de la presidenta, el sacerdote ha sido “un pilar fundamental”. Y, llegado el final del acto de entrega del decreto, el obispo retomaba la palabra para revelar su alegría por un acontecimiento en el que Demetrio Fernández será el encargado de imponer la corona al Divino Infante y a la Santísima Virgen del Carmen. Un momento que, como reconoció, le causa una gran ilusión y confesó que se sentía “como un niño con zapatos nuevos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here