Así entró la Virgen de Villaviciosa en la capilla del Nazareno


Villaviciosa
Nuestra Señora de Villaviciosa./Foto: Rafael A. Ojeda

La intensa semana para buena parte de las grandes devociones cordobesas tuvo su broche áureo, con la procesión de Nuestra Señora de Villaviciosa, este domingo. Y es que para el cofrade que busca la significación en lo distinto, el tiempo se detuvo junto al monumento al Padre Cristóbal de Santa Catalina, cuando la Virgen de Villaviciosa cruzó el umbral de la capilla hospitalaria. Por más que se reedite es un momento único. Y así se apreció en los rostros de la hermana mayor y del párroco de San Lorenzo, cuando se postraron ante la Nazarena, rindiendo un homenaje que va más allá de lo que explican las palabras y que resume una procesión.

En las diferentes reproducciones puede observarse la solemnidad, espiritualidad y elegancia con que la imagen de Nuestra Señora de Villaviciosa se adentró en uno de los enclaves que conforman la historia misma de Córdoba y sus grandes devociones.
El gesto de la hermana mayor

Hay imágenes que valen más que mil palabras. Y, siguiendo el dicho, la hermana mayor de Villaviciosa ha dejado en la tarde-noche de este domingo una de ellas. María Dolores Zamora no ha dudado en dejar su lugar en el cortejo para postrarse ante la imagen de María Santísima Nazarena, que durante toda la jornada ha estado expuesta en devoto besamanos.

Como viene siendo tradicional, el punto central de la salida procesional de Nuestra Señora de Villaviciosa ha estado en la capilla de la iglesia hospital de Jesús Nazareno. En ese enclave se funde la historia de la corporación letífica con la del Jueves Santo, en torno a la figura del Beato Cristóbal de Santa Catalina. Y allí, Zamora no ha dudado, ante la mirada de Víctor Molina -hermano mayor del Nazareno- en rendir pleitesía a la venerada Dolorosa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here