El broche a una gran semana cofrade


La hermandad de Villaviciosa realiza una impecable salida procesional por la feligresía de San Lorenzo

cofrade
Nuestra Señora de Villaviciosa./Foto: Eva M. Pavón

“Hoy celebramos el título de la Virgen de Villaviciosa, que preside este retablo de la Santa Iglesia Catedral y que tiene su hermandad en San Lorenzo. A Ella nos encomendamos”. Estas palabras del obispo durante la homilía en el templo mayor de la diócesis marcaban uno de los momentos centrales de una jornada inolvidable para la cofradía que dirige María Dolores Zamora. Y es que horas más tarde, la salida procesional de Nuestra Señora iba a culminar una semana netamente cofrade.
Nuestra Señora de Villaviciosa, de Pedro Braña, iba a convertirse en el himno de tarde que iba a deparar grandes momentos. Muchos de ellos se debieron al buen hacer de la banda de música de la Esperanza. La formación volvió a regalar interpretaciones para el recuerdo, como Villaviciosa, Hágase en mí, Dominus Tecum, Santa Teresa de Jesús, María Santísima de la Esperanza, Virgen del Socorro y Nuestro Padre Jesús del Calvario. Esta última marcha, sin duda, una de las mejor sintetizan la fraternal relación y vínculos históricos que relacionan a las hermandades de San Lorenzo.
El cofrade veía como con el avance del cortejo, Villaviciosa culminaba una semana imborrable para la memoria devocional de Córdoba. Y la corporación letífica, con su buen hacer, su porte elegante y el cuidado de cada detalle iba dejando, tras de sí, el gusto por las cosas bien hechas. Y es que, desde San Lorenzo hasta Jesús Nazareno, para pasar por Cristo y Jesús del Calvario, el itinerario aunaba un clasicismo, que es el sello de la hermandad.
Para el cofrade que busca la significación en lo distinto, el tiempo se detuvo junto al monumento al Padre Cristóbal de Santa Catalina, cuando la Virgen de Villaviciosa cruzó el umbral de la capilla hospitalaria. Por más que se reedite es un momento único. Y así se apreció en los rostros de la hermana mayor y del párroco de San Lorenzo, cuando se postraron ante la Nazarena, rindiendo un homenaje que va más allá de lo que explican las palabras y que resume una procesión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here