Patrona, aunque no tengas pregón


La procesión de Nuestra Señora de la Fuensanta sigue acrecentando el número de fieles que la acompañan

Patrona
Cortejo de la Fuensanta en la Catedral./Foto: Luis A. Navarro

En las jornadas previas a la procesión, el presidente de la Agrupación de Cofradías valoraba que, durante su mandato se ha solemnizado la salida de la Patrona de Córdoba y sus hermandades. Un hecho que puede constatarse en numerosos detalles. La llegada en la previa a la Catedral, así como el ceremonial de esta tarde en el templo mayor son algunos de ellos. Como también lo es el gran número de fieles que se han congregado para arropar a Nuestra Señora de la Fuensanta, de camino a su Plaza del Pocito.
Y es que, mientras la Patrona avanzaba por Magistral González Francés, Cardenal González y Agustín Moreno, en el horizonte de su barrio, junto a su santuario se celebraba un pregón civil. Pero a la Virgen, la que da nombre a su fiesta, no le era necesaria una exaltación. La música de su pregón la ponía la banda del Maestro Tejera. La palabra la dio el obispo en la homilía. El testimonio, las cofradías que componían el nutrido cortejo. Y el atril, los numerosos devotos que alzaban sus miradas hacia Ella.
La Fuensanta estrenaba el portentoso templete, cincelado por Emilio León, para mostrarlo a su barrio nada más llegar. Antes, en a puerta de Santiago la aguardaba el hermoso altar rematado por el estandarte de la Purísima. Córdoba languidecía en una de esas noches que suenan a campanita en las manos del niño que comienza a adquirir conciencia de la herencia que le es entregada en un pequeño objeto de cerámica, que simboliza mucho más.
Y las campanas resonaron en la plaza para verla llegar, minutos antes de que llegara su onomástica. Regresó a su casa y no tuvo pregón, pero no le falta otro que no sea el de sus devotos porque Ella es la Patrona, la Madre de los cordobeses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here