"El Córdoba y el Cristo de las Penas no se pueden explicar con palabras"


El cofrade y seguidor del Córdoba, Rafael del Pozo, explica sus dos grandes pasiones, antes del primer partido de la temporada

Penas
Rafael del Pozo, en la peña cordobesista que lleva su apodo./Foto: RdP

El mundo del fútbol y de las cofradías está, en numerosas ocasiones, estrechamente vinculado. De hecho, en las gradas del Nuevo Arcángel (y también del primitivo estadio del Córdoba CF) pueden descubrirse rostros muy reconocibles en el ámbito de las hermandades. Desde capataces hasta hermanos mayores, pasando por peñas como Frente Penitente, los asientos del feudo blanquiverde guardan historias como la del costalero del Cristo de las Penas -de Santiago-, Rafael del Pozo.
Rafael del Pozo, portando al Cristo de las Penas./Foto: Valentín Moyano

Popularmente conocido bajo el apodo de el Bicho, Del Pozo es muy famoso entre la afición blanquiverde. Pasional como pocos, el patero de la cuadrilla del Cristo de las Penas lleva a gala su amor hacia la imagen, así como el profundo vínculo que mantiene con el equipo de su tierra. El mismo al que, pese a que dé más disgustos que alegrías, sigue de forma incondicional cada fin de semana. De hecho, este amor a los colores llevó en su momento a crear una peña que lleva su apodo por nombre.
“El Córdoba CF es más que un club, más que una entidad”, explica Del Pozo. En este sentido, subraya que “es un sentimiento que no se puede explicar, se nace con él”. Y ante la temporada que comienza este sábado en el Arcángel, el Bicho expresa su deseo de regresar “a Primera División, que ya es hora”. Y lanza una particular petición a la familia González para “que pongan sentimiento y no sólo el dinero”. Por tanto desvela que, “sólo les pido eso. Me conocen y no espero menos de ellos”.
Así define su amor por el equipo cordobesista, el mismo que comparte con su otra gran pasión, su hermandad de Santiago. “Allí está el más grande, mi Cristo de las Penas, y su bendita Madre”. A lo que añade que “no somos ni mejores ni peores que los demás, sino que somos diferentes. De Santiago”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here