Las bandas lloran a la integrante de Tubamirum


Tubamirum bandas
Banda de música Tubamirum de Cañete de las Torres./Foto: BM Tubamirum

El año 2017 está siendo especialmente trágico en el mundo de las cofradías cordobesas. Numerosas han sido las pérdidas que se han producido en los últimos siete meses. Algunas más dolorosas, si cabe, por las circunstancias y edad de quienes ya descansan junto al Padre. Hace tan sólo unos días, un accidente de tráfico en el término municipal de Luque segaba la vida de Jesús, un joven músico de Aguilar de la Frontera. Un suceso acaecido en circunstancias similares ha traído como resultado el fallecimiento de Marta García. Esta joven era miembro de una de las bandas más consolidadas de la provincia, la de Tubamirum de Cañete de las Torres.
La consternación se ha apoderado de las bandas de la capital, que han querido mostrar sus condolencias a sus compañeros de la localidad del Alto Guadalquivir. Las agrupaciones musicales del Cristo de Gracia y de la Sagrada Cena, la banda de María Santísima de la Esperanza, la hermandad de la Merced y la del Tránsito han sido algunas de las instituciones que han querido estar junto a Tubamirum en estos duros momentos. Marta era clarinete en la formación musical. Descanse en Paz.
Luto en las bandas cordobesas
“¿Cómo se despide a un compañero que durante tantos años estuvo con nosotros disfrutando de este arte? ¿Cómo se le dice hasta siempre? No tenemos palabras querido compañero”. Con este emotivo mensaje, la banda municipal de música Sebastián Valero de Aguilar de la Frontera despedía a Jesús, quien fuera clarinete de la formación y que perdiera la vida el 2 de agosto en un fatídico accidente de tráfico.
La Semana Santa, la música y el carnaval eran sus pasiones. La que siempre será su banda lo recordaba con el crespón y las medallas de sus hermandades sobre el banderín. Y es que el estandarte es la carta de presentación de una formación musical y, en este caso, el de Sebastián Valero se cubría de luto por la pérdida cruel de su joven componente. Sin embargo, su clarinete siempre estará con ellos en cada marcha, en cada momento que ya se ha convertido en la memoria común de quienes lo conocieron y, también, en cada Semana Santa que vendrá, desde la Parroquia hasta el Llano, y a cada rincón insospechado al que llega la música.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here