El día de los cristos de blanco


Numerosas imágenes de Cristo se visten con túnica blanca este domingo, en el día más apropiado para ello, por la fiesta de la transfiguración del Señor

blanco
Señor de la Santa Faz, de la Sentencia, de la Humildad y Paciencia y de la Sangre.

(Joaquín de Velasco). Este domingo, numerosas imágenes de Cristo aparecen vestidas con una túnica blanca. Así están, por ejemplo, los titulares de cofradías como Santa Faz, Prendimiento, Paz, Cister, Sentencia, etc. Se presentan así por ser el 6 de agosto la fiesta de la transfiguración del Señor, aunque con frecuencia llevan con estas prendas todo el verano. En la provincia esta costumbre es también muy habitual, con ejemplos de larga tradición como Jesús del Calvario de Montalbán o en Nazareno de La Rambla.
“En aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y subió con ellos aparte a un monte alto. Se transfiguró delante de ellos, y su rostro resplandecía como el sol, y sus vestidos se volvieron blancos como la luz”. Así dice el evangelio de Mateo, que este domingo se leerá en cada templo de la diócesis. Por ello, son numerosas las imágenes de Cristo, incluso nazarenos que habitualmente presentan túnicas moradas, que en estos días cambian sus vestiduras por otras de color blanco.
Es habitual leer que constituye una incorrección litúrgica vestir de blanco las imágenes pasionistas. La afirmación es inexacta, ya que las rúbricas litúrgicas no prescriben al respecto nada de forma expresa, como sí lo hacen respecto a los colores de los celebrantes. No obstante sí parece que algunos colores resultan más apropiados que otros. El morado y el rojo son las tonalidades más apropiadas para representar a Jesús desde su presentación ante Pilato hasta su crucifixión, por el simbolismo pasionista y su adecuación evangélica, con la excepción del momento en que se representa el desprecio de Herodes.

Las razones que llevan a una cofradía a elegir el color pueden ser variadas. Desde la adecuación al pasaje representado y la catequesis plástica hasta la estética y la mera costumbre. Una de ellas, de peso, es la simbólica. El blanco es un color que simboliza inocencia y santidad, además de su asociación habitual al concepto de paz. Por ello algunas corporaciones lo utilizan aun a costa de su adecuación al momento evangélico. Pero hay un día especial, la festividad de la transfiguración del Señor, en que resulta especialmente correcto este uso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here