Cuando la Redención y Málaga se enamoraron


Miembros de la A. M. Nuestro Padre Jesús de la Redención recuerdan con emoción su actuación del Jueves Santo acompañando a la hermandad malagueña de la Cena.


(Joaquín de Velasco). En verano, las redes sociales son, para los cofrades, un punto de encuentro para comentar las semanas santas pasadas. Donde de la contemplación de unos videos permite la animada tertulia, se dejan fluir los recuerdos y se reviven las sensaciones. Así ha ocurrido en un grupo formado por componentes y allegados de la agrupación musical de la hermandad de la Estrella, donde la publicación de un vídeo de la subida de Casapalma de la hermandad de la Cena, acompañada de la banda, ha desatado una oleada de cariñosos comentarios.

Así, Manuel, un joven músico, destacaba que “la gente respeta tanto al cortejo como a las bandas y la pasión con la que viven su semana santa es impresionante. Una gran ciudad cofrade”. Recuerda también la primera vez: “En 2016, cuando fuimos por primera vez fue algo especial. Todo el mundo decía que tocar a un trono no es lo mismo que a un paso. Para mí es más. Es una ‘pasada’ ver como 250 personas se compaginan con la banda, como el trono se mueve al son de la música. Yo personalmente no cambiaría el tocar en Málaga, ni siquiera por tocar en Córdoba”.
Miguel es solista. Para él “todo el recorrido fue grandioso y un derroche de elegancia. Pero si me tengo que quedar con un momento, me quedo con la tribuna de los Pobres y con la marcha El Sacramento de Nuestra Fe. Porque si durante todo el recorrido me sentí como en casa, ahí noté especialmente la felicidad de público, banda y hermandad; con mis compañeros disfrutando como niños pequeños”.

Yolanda es una de las servidoras de la formación, y además madre de músico. Mantiene que tanto en una como en otra faceta, el momento citado por Miguel fue especialmente emocionante: “En 2016, recuerdo el paso de la agrupación por la llamada ‘tribuna de los pobres’ donde se supone que es realmente imposible acceder un jueves santo, por la multitud de malagueños que allí se concentran. Pero hubo un momento cuando un grupo de madres, novias y esposas de músicos los vimos pasar, con los nervios contenidos de aquel esperado estreno en Málaga, rompimos a llorar emocionadas, y en ese instante, la gente conmovida, nos abrió paso para que pudiésemos verlos mas de cerca”.
Otro de los servidores es Julio, y no sabe muy bien qué momento elegir: “Esta subida a Casa Palma se me quedará para siempre en el recuerdo.Para nosotros la primera experiencia en Málaga será irrepetible. Sobre todo esa Alameda y el discurrir de una marcha tras otra. Y para culminar esa calle antes de la tribuna de los pobres y el solo de Miguel Alarcón, con Sacramento de la Fe“.
A la conversación se van sumando uno a uno distintos contertulios, comentando el orgullo de llevar el banderín cordobés a la capital de la Costa del Sol, a una semana santa y una hermandad que ha enamorado a los curtidos músicos de la Huerta de la Reina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here