De Rosario de Cádiz a Caído y Fuensanta: La marcha que nunca pasa de moda


La década de los felices ´20 del pasado siglo fue decisiva para la música procesional. Y es que, si López Farfán revolucionaba el concepto de marcha para banda de plantilla completa, un militar de profesión nacido en Linares y afincado en Málaga -Alberto Escámez- iba a crear un nuevo género, el de las cornetas y tambores. Sus composiciones para la Banda del Real Cuerpo de Bomberos iban a cambiar el concepto que ha llegado a la actualidad. De hecho, sus composiciones han sobrevivido al paso del tiempo, así como a las modas imperantes. Una de ellas, El Santísimo Cristo del Amor, sigue siendo hoy en día una de las más interpretadas por las diferentes bandas.
Caído y Fuensanta

En este primer vídeo se puede apreciar la excelente interpretación de una de las bandas cordobesas más consolidadas, Caído y Fuensanta. La formación, pese a mantener un estilo predominantemente afín al de Tres Caídas de Triana, posee una versatilidad que queda demostrada en la ejecución de piezas de corte “puro” como ésta.
Cristo de Gracia y Rescatado

Es una de las interpretaciones más sorprendentes de la inmortal marcha de Escámez, pero no se trata de la única vez en que una agrupación musical y una banda de cornetas se han unido para interpretarla. La singularidad de las dos formaciones cordobesas es que una de ellas, la del Reescatado se extinguió. Si bien, siempre quedará el grato recuerdo de los años tras su titular y momentos como el del hermanamiento con Cristo de Gracia.
Rosario de Cádiz

Es una de las formaciones con un sello más personal, si no propio. Su estilo la ha llevado a estar a la vanguardia de las composiciones. No obstante, la corporación de la Punta de San Felipe también interpreta esta marcha, como lo hizo en el Vía Crucis Magno de Córdoba tras el Señor de la Humildad y Paciencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here