Regresa el dolor a Bangassou


Durante las últimas horas se han producido varios secuestros y agresiones, por parte de los guerrilleros antibalaka y los rebeldes musulmanes

Puente quemado./Foto: Fundación Bangassou

La tragedia ha vuelto a azotar a la población de Bangassou. Mientras en la diócesis de la República Centroafricana, el obispo cordobés, Juan José Aguirre, sigue realizando denodados esfuerzos por solventar esta dramática situación. El prelado ha reportado un duro relato, que da cuenta del estado real de los acontecimientos. En el mismo explica que “una mujer musulmana embarazada fue raptada por los antibalaka”. Hecho que provocó una reacción inmediata y “dos de Cáritas -junto a sus familias- fueron raptados por los musulmanes del campo del seminario”. En total, se trataba de 29 personas y la mujer que han sido canjeados está mañana, “los de Cáritas con golpes”, constata Aguirre.
Los terribles hechos no se detuvieron ahí y, por la tarde, un grupo de 10 ó 12 “exaltados de los musulmanes salieron del campo y vinieron a la Catedral”, narra el obispo de Bangassou. Éste explica como “mis curas huyeron, mientras ellos rompieron las lunas de 10 coches, entre ellos el mío”. El saqueo fue más allá y, el testimonio de Aguirre cuenta cómo quemaron 12 motos y un almacén, “rompieron la puerta de mi casa, pero no llegaron a entrar; y robaron en dos habitaciones de mis curas”. Y establece que la Minusca marroquí supo del ataque, “pero no se movió hasta que todo había acabado”.
Las fuerzas de paz del país norteafricano acudieron después a asegurar la Catedral, “pero cuando todo había ya terminado y estaba patas arriba”, relata el obispo de Bangassou. El mismo desvela que los sacerdotes no han querido dormir en sus cuartos está noche “porque la Minusca no les daba confianza”. Y Aguirre desvela que habló con los responsables de la Minusca, pidiendo el cambio del campo a otro lugar y que apresaran a estos exaltados. Sobre estos asegura que “todos los conocemos con nombres y apellidos y hemos pedido cien veces que se les detenga. Pero estos exaltados nos amenazan sin que el resto del campo esté de acuerdo con ellos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here