Antonio Jesús Morales: "Gracias a la piedad popular se mantienen muchas tradiciones"


Antonio Jesús Morales./Foto: Rafael A. Ojeda

El próximo mes de septiembre, el sacerdote Antonio Jesús Morales cumplirá un año como párroco de Nuestra Señora de la Fuensanta. Una feligresía muy amplia que presenta numerosos retos y que, este sacerdote, afronta con serenidad y decisión. En la siguiente entrevista, Morales reflexiona sobre los aspectos que afectan al presente y al futuro de un barrio que se construyó en torno a la Patrona de ciudad, así como a las distintas realidades eclesiales que lo integran.
-¿Cómo es la feligresía de la Fuensanta?
-Es bastante amplia. Tiene aproximadamente entre 12.000 y 14.000 feligreses. Hay dos realidades. Por un lado, la parte autóctona del barrio; mientras que, por otra, la parte más nueva.
-Dentro de la labor pastoral, qué destacaría.
-Se ofrece un amplio abanico de realidades eclesiales, teniendo como prioridad en la parroquia el ámbito de la juventud y la familia. Tenemos, además, catequesis a todos los niveles: infancia, adolescencia, confirmación, e incluso, de adultos todos los jueves. Hay muchos grupos como Cáritas, Manos Unidas, atención pastoral a los enfermos, Acción Católica, hermanas del Sagrario. Y, en el ámbito cofrade, tenemos un grupo que trabaja con el fin de constituir una hermandad, como es la Bondad. Tenemos también la pastoral obrera, que es un sector muy característico del barrio. Pretendemos acercarnos a éste y que quien se acerque a la parroquia se sienta identificado con algún ámbito de la Iglesia.
Antonio Jesús Morales./Foto: Rafael A. Ojeda

-¿Se acerca mucha gente al santuario?
-Tiene una larga tradición en la ciudad de Córdoba. Noto que, poco a poco, la gente se va acercando más a misa. A lo largo de cada mañana se acercan personas a ver a la Virgen, a traerle un ramo de flores, una vela y, poco a poco, van tomando conciencia de la importancia de la eucaristía. Nos queda por hacer porque son miles de feligreses, pero se van dando pasos y se invita a todo el mundo a participar, a través de numerosos actos.
-En el santuario está la Patrona de Córdoba ¿Cómo percibe esa devoción a la Virgen?
-La devoción a la Fuensanta está arraigada en Córdoba. Quizá, tiene más expresión cuando llega su festividad. Se nota una gran afluencia de gente. A lo largo del año disminuye esa “efusividad”, pero vienen personas que tienen una devoción muy fuerte, profunda. Le ofrecen misas a la Virgen, le rezan y realizan ofrendas. Han experimentado la intercesión de la Virgen en su vida.
-Dentro de esas devociones personales, ¿hay alguna que le haya llamado especialmente la atención?
-Varias personas. Cuando veo a alguien rezar y emocionarse me paro siempre a charlar con esa persona porque pienso que necesitan a alguien que los escuche. Es gente que viene a pedirle por algún problema y también quien acude a darle gracias a la Virgen.
-En la parroquia también hay un proyecto de hermandad ¿Cómo se ha integrado?
Antonio Jesús Morales./Foto: Rafael A. Ojeda

-La relación con la prohermandad de la Bondad es estupenda. Ellos tienen mucha ilusión en formar ese grupo cristiano. Y mantengo muy buena relación. Son gente joven y eso facilita las cosas porque tienen muchas ganas de llevar a cabo proyectos. Participan activamente en la parroquia, colaboran en los proyectos de solidaridad y los jueves tenemos unas charlas de formación. En este pasado curso se han encargado de sacar adelante un proyecto, denominado “Anclados”, que organiza la ONG de los Maristas. De cara al próximo curso, por ejemplo, nuestra intención es bendecir la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Bondad, que está prácticamente terminada.
-El apartado formativo de los cofrades es importante.
-De vital importancia. Todas las personas que vienen de la cofradía tienen un sentimiento religioso fuerte, que denominamos piedad popular. Eso les acerca a Dios, pero necesita de unos resortes de formación cristiana más intensa. La Palabra, el Catecismo, conocer lo que significa la identidad cristiana.
-¿Qué importancia tiene esa piedad popular, dentro de la Iglesia?
-Grande. Hay quien a veces lo ha visto con cierto recelo. Sin embargo, hoy en día y gracias a la piedad popular se mantienen muchas tradiciones, ese sentimiento religioso. Lo veo como una oportunidad de evangelización. El Papa Francisco habla de la mística popular. Hay que cultivarla, siempre acompañada de la formación.
-¿Qué retos tiene por delante la parroquia de la Fuensanta?
-El primero acercarnos a las personas que están más alejadas de la Iglesia. Otro reto importante es el de la familia. Desde que he llegado me ha sorprendido que hay muchas familias desestructuradas. Es una prioridad -para la sociedad de hoy- salir a su encuentro, sobre todo, a través de la catequesis de comunión, que es cuando los padres vienen a la iglesia. Además, están los jóvenes que, aunque hay muchos en la parroquia, hay que dinamizarlos aún más. Son los tres grandes retos para el próximo curso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here