Juan Carlos Vidal y Juan Horacio de la Rosa, ratificados como capataces del Prendimiento


La nueva junta de gobierno que preside Juan Manuel Baena hace extensible el nombramiento para los próximos tres años, siendo renovado anualmente

Vidal
Palio de Nuestra Señora de la Piedad./Foto: Jesús Caparrós

Las cuadrillas del Divino Salvador en su Prendimiento y Nuestra Señora de la Piedad seguirán contando con Juan Horacio de la Rosa y Juan Carlos Vidal, como los capataces de sus respectivas cuadrillas. Así ha informado la hermandad de los salesianos, tras el nueva junta de gobierno que preside Juan Manuel Baena, desde hace unas semanas.
Éste seguirá buena parte de la línea marcada por su antecesor, Juan Carlos Sanz, ya que Baena ha sido su segundo. Con un programa basado en “la transparencia, el trabajo y el compromiso”, el nuevo hermano mayor de la corporación de los Salesianos centrará sus esfuerzos en los proyectos que la cofradía tiene en marcha. Para alcanzar los objetivos cuenta con buena parte de la junta de gobierno saliente, a la que ha añadido algunas caras nuevas para dotarla de una mezcla de veteranía y madurez.
Vidal
Misterio del Prendimiento en la Catedral./Foto: Jesús Caparrós

En esa línea, su cabildo de oficiales se reitera en la apuesta por dos capataces que reúnen conocimientos técnicos y veteranía. De hecho, de la Rosa ha mostrado su buen hacer al frente de pasos como el de Nuestro Padre Jesús de los Reyes en su Entrada Triunfal a Jerusalén o, recientemente, al frente de los costaleros de la Virgen de la Cabeza de la iglesia de Puerta Nueva, que llegaba hasta el santuario de María Auxiliadora el pasado 11 de junio. Asimismo, de la Rosa es integrante de algunos de los equipos de auxiliares de Luis Miguel Carrión, Curro.
Por su parte, la trayectoria de Vidal es una de las más reconocidas, dentro del ámbito del costal cordobés. Y es que su labor al frente de la cuadrilla del Señor de la Coronación de Espinas ha conseguido el elogio de buena parte del ámbito del martillo. Asimismo, Vidal es capataz de María Auxiliadora y, durante estos últimos años ha dotado al palio de la Piedad de un estilo bien definido.