Las dos emocionantes ‘levantás’ que Sevilla regaló a Córdoba


Abrazo entre el hermano mayor del Rayo y el capataz del Carmen de San Leandro de Sevilla./Foto. Carmen de San Leandro

“Donde está la O está la Esperanza”, decía el mítico capataz Rafael Ariza en una levantá que los hermanos de la O de Córdoba, que fueron testigos de primera mano, difícilmente podrán olvidar. Como tampoco lo hará el máximo responsable de la cofradía de Nuestra Señora de los Dolores y el Rayo, Carlos Arrebola. Delante del paso de Nuestra Señora del Carmen de San Leandro de Sevilla, éste asistió a una dedicatoria muy especial. La misma iba dirigida a la cofradía que representa y a todos sus miembros.
Las emocionantes palabras de Pedro David Velázquez concluyeron con un emocionado abrazo, que reflejaba la fraternidad entre ambas corporaciones. Y es que la presencia de Arrebola en Sevilla se producía a tenor de la cesión de la corona de la imagen cordobesa a la hispalense para su procesión. Un hecho que el capataz no pasó por alto y quiso agradecer. Cabe recordar que, además de en el Carmen de San Leandro -en el que lleva 15 años-, Velázquez ha estado al frente de los costaleros de Nuestro Padre Jesús Nazareno de la localidad de Alcalá del Río, así como de la archicofradía Servita de los Dolores de la Rinconada.


El otro de momento especial lo vivían los cofrades de la O, con motivo de la salida extraordinaria de la hermandad homónima de Sevilla. Durante el transcurso de la misma, una representación entregaba a la Virgen un ramo de flores en un emotivo acto entre ambas corporaciones, en el que el capataz dedicaba una levantá a los cofrades cordobeses. En la misma, Ariza tiene palabras cargadas de sentimiento y pidió a la Virgen que los cofrades de Córdoba “tengan la oportunidad de que la cofradía viva 450 años como la nuestra”.

Cabe recordar que, Rafael Ariza y su familia son los responsables de la cuadrilla de la hermandad trianera, además de conformar una saga que forma o ha formado parte de cofradías tan reseñables como la Hiniesta, Soledad de San Lorenzo o el Gran Poder. Las palabras de Rafael, por tanto, vienen a culminar los acontecimientos de una prohermandad que, durante estas últimas fechas, ha experimentado un notable crecimiento, reflejado en la restauración de su titular mariana, a cargo de Antonio Bernal; así como el rosario extraordinario que realizaba este mes de octubre por las calles del barrio de Fátima. En palabras de su hermano mayor, Rafael González, en fechas recientes, “cada día que pasa se está acercando más gente a la hermandad y se nota una conexión distinta a la que podía haber el año pasado por estas mismas fechas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here