"Se nos va un gran costalero que amaba este bendito oficio"


El capataz, Antonio Jesús Ortega, recuerda al tristemente desaparecido David Piqueras, bajo los pasos de la Virgen de la Palma y del Señor del Buen Suceso

costalero
Nuestro Padre Jesús del Buen Suceso./Foto: Jesús Caparrós

El mundo cofrade ha llorado la pérdida de David Piqueras Pino. Desaparecido desde el pasado 2 de julio, la Policía hallaba su cuerpo sin vida este 6 de julio. Sus amigos se han lamentado de esta trágica pérdida. Entre ellos, quien fuera su capataz en las cuadrillas de Nuestra Señora de la Palma y Nuestro Padre Jesús del Buen Suceso, Antonio Jesús Ortega. Éste recuerda que era “costalero de los pies a la cabeza”. Y ha subrayado cualidades de Piqueras como la humildad, el compañerismo, “trabajador y sobre todo amigo”, destaca Ortega.
“Fue servidor de las cofradías que sacaba y respetuoso con todo el mundo”, enfatiza Ortega. “Todo lo que le decía le parecía bien: ‘Nano, lo que tú digas'” (cabe recordar que ese es el apelativo con que se conoce al capataz). Ortega pone de relieve que,”durante los años que ha estado de costalero ha sido muy responsable en los ensayos”. Asimismo, ha revelado que “este año iba a estar trabajando en Semana Santa y me dijo que el Martes Santo salía sin problema sin problema, pero el Domingo de Ramos lo tenía complicado para salir, por motivos laborales, pero me dijo que iba a hacer todo lo posible por salir”. En este sentido, el capataz narra como Piqueras “hizo todos los ensayos sin saber qué iba a pasar y, aunque al final salió, se tuvo que ir a mitad de recorrido por el trabajo”.
Finalmente, Ortega recuerda que, “en la cuadrilla del Buen Suceso, él era quien contestaba en la trasera (‘vamonos Nano que la cuadrilla está’)”. Y se emociona al afirmar que “se nos va un gran costalero que amaba este bendito oficio, el de ser los pies del Señor y su Bendita Madre”.