El Patio de los Naranjos, abarrotado para disfrutar de la Orquesta de la Catedral


Patio
Concierto de la Orquesta y Coro de la Catedral de Córdoba./Foto: José I. Aguilera

Hay pocos espacios en el mundo tan especiales como el Patio de los Naranjos del Conjunto Monumental Mezquita-Catedral de Córdoba. Epicentro de la historia de la ciudad, de su fe profunda y eje articulador de la cultura, el enclave ha hecho honor a su propia esencia, en la noche de este sábado. Ello ha sido posible por medio del magnífico concierto ofrecido por la Orquesta y Coro de la Catedral de Córdoba. Y, evidentemente, gracias a la iniciativa del Cabildo Catedralicio que, a través del Foro Osio, se está convirtiendo en uno de los agentes culturales más relevantes de la ciudad.
La formación que dirige Clemente Mata ha vuelto a dar la medida de la proyección que está alcanzando. Tras la publicación de su primer trabajo discográfico, Te Deum, la música en la Catedral; ésta ha sido el enclave donde se ha podido paladear las sublimes composiciones de genios de la historia de la música, de la talla de Händel, Bach, Caccini, Frisina, Morricone, Mozart o Peris. Y ello gracias a una orquesta y un coro que transmiten una profundidad, un sentimiento y una dedicación que, desde las primeras notas, consiguen conectar con el público. Unos espectadores que abarrotaron el Patio de los Naranjos, dando muestra de que la cultura aún ocupa su lugar y es una necesidad constante de la ciudad.


Desde el Ave María de Caccini hasta el Ave María Guaraní de Morricone, el Patio de los Naranjos se ha convertido en el epicentro de un sentimiento, que solo a través de la música se puede discernir. Y que, por medio de este concierto, la voz, la cuerda y el metal han brillado para elevar la música hacia Dios y participar de un misterio inaccesible, pero que la melodía acaricia cuando se eleva por encima del genio del hombre. La orquesta y el coro de la Catedral de Córdoba así lo ha conseguido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here