Los dos grandes retos de Antonio Bernal


El imaginero cordobés ha sido el artista elegido para dar forma a dos futuras imágenes, que pronto se incorporarán al patrimonio devocional de la ciudad

Bernal
Antonio Bernal en su taller./Foto: Antonio Bernal

La imaginería cordobesa cuenta, en la actualidad, con algunos de los artistas más reconocidos en el mundo cofrade. Uno de ellos es Antonio Bernal, un escultor que tiene ante sí dos grandes retos que verán la luz en los próximos meses. Las imágenes del Señor de la Bondad y de Nuestro Padre Jesús de la Victoria en sus Tres Caídas saldrán de sus gubias. De hecho, la talla del titular del grupo parroquial de la Fuensanta será bendecida, con toda probabilidad, después del verano.
Nuestro Padre Jesús de la Bondad
Los micrófonos de COPE en su programa cofrade, Córdoba Penitente, daban voz el pasado mes de marzo a los responsables de dos prohermandades incipientes, las de la Bondad y la O. Ante los mismos, el vicehermano mayor de la corporación radicada en el santuario de la Fuensanta, Manuel Tena, no ha descartado una salida procesional del titular que está ultimando el prestigioso imaginero cordobés Antonio Bernal. “Queremos que el barrio disfrute del Señor, por ejemplo, la próxima Cuaresma”.
Bondad
Nuestro Padre Jesús de la Bondad./Foto: Prohermandad de la Bondad

La realización de esta imagen de semblante dulce y sereno, que se halla en el taller de Bernal, surgió de un óleo que, en la actualidad ya está prácticamente terminado en su fase de talla. Así, la labor llevada a cabo por el imaginero aventuran una obra de gran calidad, en la línea de todas las que han salido de sus manos durante las últimas décadas. De hecho, uno de sus últimos trabajos, la restauración del Señor de la Humildad y Paciencia, ha conseguido el aplauso unánime de los cofrades de la corporación de Capuchinos.
Nuestro Padre Jesús de la Victoria en sus Tres Caídas
La representación del titular cristífero de la prohermandad no será la que acostumbra la iconografía tradicional del pasaje evangélico. Se trata de una imagen de Cristo, en una de las tres Caídas, camino del Monte Calvario, en la que Bernal ha mantenido los cánones clásico del barroco y con ciertos rasgos mesinos en su concepción. Si bien, el Señor no está cayendo. Al contrario, la futura imagen se situará en el momento en que se está levantando de una de las caídas. Con ello, los cofrades de la Aurora y el artista quieren mostrar el significado subyacente en la advocación: la victoria de Cristo sobre la muerte.
victoria
Antonio Bernal, a los pies de María Santísima de la O./Foto: JDVq

Una victoria que, de forma indisociable, lleva aparejada la esperanza. La misma que patente en la titular mariana de la corporación, María Santísima de la O. Se da la circunstancia de que esta fue la primera Virgen que realizara Bernal, hace más de dos décadas. El propio imaginero recordaba en el acto de firma del contrato, la ilusión y la alegría que le producía volver a trabajar para la prohermandad, debido al cariño tan especial que siente por ella.

1 Comentario

  1. Reconocimiento bien merecido por la calidad de sus obras y todas las futuras que vendrán mi enhorabuena y desearte lo mejor

Comments are closed.