El olvidado idilio de Izquierda Unida con las cofradías


El reproche de los ex alcaldes de la formación política sobre la carrera oficial contrasta con la actitud hacia las hermandades que mantuvieron cuando tenían cargos de responsabilidad

IU
Pedro García, Herminio Trigo, Manuel Pérez y Julio Anguita./Foto: LVC

¿Imaginan a Pedro García o a Alba Doblas entregando una distinción al presidente de la Agrupación de Cofradías? En la mayor parte de los casos, la respuesta será negativa. Como también lo sería en el supuesto de que la cuestión se formulase con otros protagonistas: ¿Reconocerían la repercusión de las hermandades en la ciudad ex alcaldes como Julio Anguita, Herminio Trigo o Manuel Pérez?
En vista de la carta emitida en fechas recientes, cuestionando la nueva carrera oficial, y las posteriores declaraciones de Trigo arremetiendo contra Cabildo y Agrupación, pocos se aventurarían a pensar que, hace apenas dos décadas, los dos sucesores de Anguita tuvieron detalles más que significativos con las hermandades. Como es sabido, el primero de ellos fue la concesión, por unanimidad del Pleno del Ayuntamiento, de la medalla de oro de la ciudad a la Agrupación de Cofradías en el mandato de Trigo.
El que fuera primer edil de la ciudad durante casi una década, se vio obligado a dimitir en enero del siguiente año, a cuentas de un caso de prevaricación por el que fue condenado y, posteriormente, indultado. Sin embargo, su cese no impidió que ostentando el bastón de mando Pérez, se produjera el acuerdo plenario de 6 de abril de 1995, por el que se acordaba el cambio de rotulación de la Plaza de Benavente, que pasó a denominarse Plaza Agrupación de Cofradías. Un enclave emblemático que es la puerta de entrada a la Mezquita-Catedral.
El idilio con las cofradías continuaría dando muestras de buena salud, años más tarde. Así, con Rosa Aguilar como alcaldesa, ésta acompañó bajo maza a la Reina de los Mártires en la peregrinación que realizaron las hermandades a San Pedro con motivo del Año de los Mártires. También fue habitual ver a la primera edil acompañar cada Miércoles Santo a la hermandad de la Misericordia, junto al paso de la Virgen de las Lágrimas. Como tampoco fue extraño que el actual teniente de alcalde se metiera, hace dos décadas. bajo las trabajaderas del misterio del Buen Suceso. El tiempo todo lo cura.