Junio se despide con procesiones


Las octavas del Corpus de Císter, Amor, Estrella, San Andrés y Consolación, junto al Sagrado Corazón de San Hipólito, culminan un intenso mes eucarístico

procesiones
Sagrado Corazón de Jesús./Foto: Luis Antonio Navarro

Los diferentes barrios de la ciudad se han llenado este domingo de luz y alegría, al paso de Jesús Sacramentado. Las octavas del Corpus de Císter, Amor, Estrella, San Andrés y Consolación, junto al Sagrado Corazón de San Hipólito, han culminado un intenso mes eucarístico. Y, en el caso de la parroquia de la Consolación, un magnífico altar, caracterizado por la profusión del exorno floral, los atributos eucarísticos y con la presencia Santísima Virgen, se ha tornado en la ofrenda con que las mujeres de Emaús han colaborado en esta esperada celebración. Una realidad eclesial que ha reforzado su presencia en las calles de la feligresía de la Consolación, gracias a la hermosa alfombra de flores que, los hombres de esta realidad eclesial, han dispuesto con todo el cariño para llenar de luz, color y alegría el paso de Su Divina Majestad. Y todo ello con los sones eucarísticos de la agrupación musical de la Sagrada Cena, para armonizar una de las procesiones más especiales de la jornada.

 

La mañana del domingo también estuvo marcada por las procesiones de las custodias de la hermandad de la Sangre, así como por la de San Andrés. En el caso de la hermandad del Císter, la salida volvió a dejar muestra del buen hacer y la estabilidad de que goza la corporación que dirige Carlos Olivares, que asistió, una vez más, al buen hacer de la banda de la Esperanza en un acto de la cofradía. Mientras que en San Andrés, las dos hermandades que integran la parroquia (Buen Suceso y Esperanza), dieron cuenta de los profundos lazos que las unen a su comunidad eclesial. Un ejemplo muy similar, al que dio la hermandad del Amor por las calles de la feligresía de Jesús Divino Obrero, acompañada por la banda del Cristo del Amor.
La jornada vespertina centraba su interés tanto en buena parte de las calles del centro de la ciudad como en las del popular barrio de la Huerta de la Reina. Las procesiones del Sagrado Corazón de Jesús y la octava del Corpus de la hermandad de la Estrella ponían el broche a un intenso fin de semana. De nuevo las bandas fueron protagonistas. La de la Esperanza completaba, de forma brillante, su segundo acompañamiento del día; mientras que la de la Estrella, aún con el recuerdo reciente de su participación en la Magna Mariana de Cádiz, culminaba la octava del Corpus de su hermandad, en un mes de junio que ya queda en la memoria de las cofradías de Córdoba.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here